El Comercio

La junta local del PP analiza las cuentas internas junto a las ordenanzas

La reunión el pasado lunes de un grupo municipal claramente dividido con la presidenta.
La reunión el pasado lunes de un grupo municipal claramente dividido con la presidenta. / MARIETA
  • La dirección regional continúa presionando para destituir a Maniega de su cargo de presidenta y crear una gestora encabezada por Carlos Rodríguez de la Torre

La presión de la dirección regional del Partido Popular sobre el partido en Avilés sigue en aumento. Uno de los últimos episodios vividos se ha producido en torno a las cuentas internas de la organización avilesina y ha llevado a la presidenta, Carmen Rodríguez Maniega, a cambiar el orden del día de la junta local que se celebrará a las siete de la tarde de hoy. Ha excluido del orden del día la información que el portavoz municipal iba a hacer sobre la Fundación del Niemeyer y La Curtidora para incluir un informe sobre la situación financiera del partido en Avilés. Esta reunión servirá, además, para decidir el voto de los populares sobre las Ordenanzas Fiscales de 2017, otro aspecto de confrontación creado por la facción del partido en Avilés cercana a la dirección regional después de que una junta local votará por unanimidad las directrices para negociar con el PSOE un acuerdo fiscal.

Una parte importante de la militancia del PP avilesino asiste atónita a la presión que la dirección regional está sometiendo a la local con el objetivo cada vez más claro de crear una gestora en el partido que pueda estar dirigida por Carlos Rodríguez de la Torre, elegido hace año y medio por la presidenta regional, Mercedes Fernández, para encabezar las listas de Avilés en unas elecciones municipales en las que los populares repitieron número de ediles en el Ayuntamiento y no recuperaron ninguno de los seis concejales perdidos por Foro, que se quedó sin representación.

En el último mes, las diferencias conocidas pero no hechas públicas entre el PP de Avilés y la dirección de Asturias, han salido a la luz con distintos episodios. El primero fue la sustitución de Carmen Rodríguez Maniega por Carlos Rodríguez de la Torre como vicesecretario de política municipal. Pocos días después, el propio De la Torre contradice el acuerdo alcanzado por la junta local del PP hace unos meses sobre la creación de una comisión de investigación sobre el contrato del agua en el Ayuntamiento, e hizo a continuación lo mismo con las ordenanzas fiscales, lo que en las filas del Partido Popular avilesino se siente cada vez más como una «injerencia» de la dirección regional en sus decisiones sobre política local.

Y el último episodio ha sido lo que parece un intento del PP asturiano de controlar la economía del de Avilés. La dirección local presentó el martes al gerente sus cuentas trimestrales y parece que ha mostrado su intención de controlar las finanzas del PP avilesino, aunque no haya un comunicado oficial al respecto.

En todo caso, el PP avilesino, como el resto de los de las grandes ciudades asturianas, ya no controla los ingresos que recibe. La forma de financiación se basa en las aportaciones mensuales que realizan los concejales y las cuotas que anualmente pagan los afiliados. Ambos ingresos se dirigen hacia una cuenta regional desde la que después se desvían hacia la de las organizaciones locales. En el caso de las cuotas, en Avilés comienzan a girarse los recibos a los afiliados en este mes de octubre, mientras que los ediles hacen su aportación de forma mensual, aunque las derivaciones hacia las cuentas de los partidos en cada localidad no se realiza por el PP regional siempre con la misma regularidad.

Los populares han buscado en los últimos tiempos una nueva forma de financiación a través de la firma de convenios con los ayuntamientos por los que se desviaría parte del dinero que se destina a los grupos municipales del PP al propio partido con la justificación de que sería necesario cubrir, por ejemplo, el asesoramiento jurídico que reciben los ediles por el partido o incluso el uso que puedan hacer de la sede. Sin embargo, el Partido Popular de Avilés no ha firmado, hasta el momento, ese convenio, que supondría también el ingreso de esas cantidades en las cuentas del PP regional para luego desviar hacia a Avilés el dinero que se considere oportuno por la dirección asturiana.

En esta situación de enfrentamiento ya a caras descubiertas del PP de Avilés y la dirección de Asturias, en la sede del Partido Popular avilesino en la calle de La Cámara se vivirá hoy otro momento muy tenso. Como ya sucedió en la junta local celebrada el pasado 30 de septiembre, en el entorno de la dirección local se da por seguro que a la reunión de hoy asistirán miembros de la dirección regional y que el mínimo desliz será excusa suficiente para que Mercedes Fernández pueda dar la orden que prepara desde hace tiempo para crear una gestora.