El Comercio

La caída de graneles y pesca sigue lastrando al puerto avilesino

Movimiento de carbón en las instalaciones portuarias de la ciudad.
Movimiento de carbón en las instalaciones portuarias de la ciudad. / MARIETA
  • Septiembre se cierra con un movimiento de 3,3 millones de toneladas, un 12,45% menos que en los nueve primeros meses de 2015

El puerto avilesino cerró septiembre con un movimiento acumulado de 3.376.635 toneladas, un 12,45% menos que el pasado año cuando, en los nueve primeros meses, había alcanzando los 3.856.924 toneladas. La caída de los graneles sólidos, mercancía general y también la pesca está lastrando las cuentas del puerto local, si bien en el caso de la pesca sus ingresos por tarifa siempre son menores que los otros dos conceptos.

La evolución de los graneles líquidos se mantiene en un nivel similar, por lo que la racha negativa se atribuye, principalmente, a la disminución de los graneles sólidos y a la evolución de la pesca y avituallamiento que, a efectos estadísticos, computan juntos.

La comparativa mensual deja a septiembre de 2016 como un mal mes ya que apunta una caída de los movimientos del 40%. Un desplome que se produce, sobre todo, en los graneles sólidos que, respecto al año pasado, disminuyeron un 47,12% al pasar de 422.294 toneladas en 2015 a 223.327 el pasado mes.

Es un dato inquietante, toda vez que en septiembre se suele cerrar la llegada de los grandes graneleros con blenda para Asturiana de Zinc, una de las empresas que aseguran más movimientos al puerto avilesino. Las obras en ArcelorMittal también limitan los tráficos siderúrgicos, con lo que las perspectivas no son halagüeñas.

Un mal mes

La mercancía general mostró un movimiento negativo al pasar de 80.767 toneladas en 2015 a 44.748 en el análisis intermensual, equivale a un descenso del 44,60%. Este caída hunde otras cifras positivas de septiembre, como el aumento de los graneles líquidos o una pequeña mejora de la pesca fresca. Ésta registró en septiembre de este año 871 toneladas desembarcadas frente a las 795 de septiembre de 2015, creciendo un 9,56%. Más importante es la evolución de los graneles líquidos, que crecieron un 28,36% al pasar de 47.562 toneladas en septiembre de 2015 a 61.050 toneladas este año.

El mal resultado de este mes se ejemplifica en otro dato como es el número de barcos que atracaron en las instalaciones portuarias. En septiembre de 2016 fueron medio centenar frente a los 83 de 2015, lo que refleja un descenso del 39,76%, mucho más acusado que la tendencia del año donde los números negativos reflejan una caída del 5,35% al pasar de 617 en los nueve primeros meses de 2015 a 584 en idéntico periodo de este año.

De esta manera, el puerto inicia su último trimestre con caídas preocupantes en tres de sus principales sectores.