El Comercio

Los préstamos participativosde La Curtidora refuerzanplanes de I+D en dos empresas

La comisión analizó los proyectos presentados.
La comisión analizó los proyectos presentados. / JOSE PRIETO

La alcaldesa de Avilés, Mariví Monteserín, presidió ayer la reunión del comité de inversiones de la sociedad de desarrollo La Curtidora que autorizó la concesión de dos nuevos préstamos participativos por un valor conjunto de 110.000 euros. En esta convocatoria, el dinero público refuerza los proyectos empresariales de la empresa textil Have an Ewan Day y la compañía Ceymar Energy World, centrada en labores de consultoría, investigación e ingeniería en el campo de la eficiencia energética.

En concreto, Have an Ewan Day recibirá 70.000 euros. Los responsables de la compañía dedicada al diseño, fabricación y comercialización de ropa y complementos, declinaron comentar cualquier detalle sobre la finalidad de ese dinero.

Por su parte, César Suárez González, gerente de Ceymar, explicó que la concesión del préstamo participativo permitirá que la compañía aborde «proyectos novedosos para la investigación y desarrollo de la geotermia». Los estudios previos confirman que Ceymar podría mejorar los rendimientos tradicionales en esta fuente energética.

La Sociedad de Desarrollo de La Curtidora puso en marcha los préstamos participativos en 2011 como un manera de apoyar financieramente a los emprendedores y empresarios de la ciudad.

Cuenta con un fondo de 1.200.000 euros y, hasta el momento, se han repartido 871.000 en los quince préstamos concedidos, incluidos los aprobados ayer. Para su gestión. La Curtidora cuenta con el apoyo de empresas especializadas como Torsa Capital, SGECR y Liberbank .

Los préstamos participativos se crearon pensando específicamente en las necesidades de las microempresas que necesitan financiación entre los 10.000 y 75.000 euros. Es una cuantía en la que, hasta la fecha, los empresarios no disponían de recursos públicos y la financiación privada resultaba compleja, costosa y, casi siempre, era muy difícil de acceder a ella. Su concesión permite financiar la compra de activos fijos y circulante. Las empresas que los obtienen cuentan con otras ventajas, como por ejemplo, que el pago de los intereses es deducible fiscalmente.

El año pasado, la empresa Vivovox Experiencia recibió un préstamo de 30.000 euros para desarrollar y comercializar experiencias asturianas en formato caja regalo. Alusín Solar, Centro de Estudios Principado, Signum o Autos Villa son algunas de las empresas avilesinas apoyadas con este instrumento.