El Comercio

La Cofradía de Pescadores denuncia que Nueva Rula incumple su normativa

  • La entidad gremial señala que la contratación del nuevo gerente vulnera los criterios de contratación del personal

La reincorporación de Ramón Álvarez a la gerencia de Nueva Rula de Avilés sigue provocando reacciones. Entre ellas las de la Cofradía de Pescadores Virgen de las Mareas que, al estupor y rechazo del pasado viernes, unió ayer otro motivo para no respaldar la decisión sobre el nuevo gerente. Y es que, según explicó Alejandro Álvarez, secretario de la Cofradía, «la contratación de Ramón Álvarez incumple los criterios de Nueva Rula de Avilés».

Así, citaron las actas del consejo de administración celebrado el 13 de noviembre del pasado año, cuando se acordó la contratación de una empresa de selección para elegir a un nuevo gerente respetando los principios de publicidad, concurrencia, transparencia, confluencia, igualdad y no discriminación recogidos en la normativa interna de contratación de personal de Nueva Rula de Avilés.

«La decisión personal del presidente del consejo de administración se salta a la torera las normas internas de contratación; es una medida negligente y caciquil. Es una decisión sospechosa y, más aún, por las formas», afirmó Álvarez. Ayer, el secretario de la Cofradía recurría a la hemeroteca para recordar cómo en su día Álvarez dejó la lonja «para nuevos rumbos profesionales».