El Comercio

Jordi Doce explora el mundo onírico en su nuevo poemario

Jordi Doce junto a José María Castrillón en la presentación.
Jordi Doce junto a José María Castrillón en la presentación. / MARIETA
  • El escritor gijonés presenta en el Lord Byron su libro 'No estábamos allí' acompañado por José María Castrillón

Profesor, gestor cultural, traductor, ensayista y, sobre todo, poeta, Jordi Doce (Gijón, 1967) regresó ayer a Avilés para presentar 'No estábamos allí' (Pre-textos) en el Lord Byron junto con el poeta José María Castrillón. 'No estábamos allí' representa una nueva cita de Doce con la creación desde que, en 2011, editase 'Perros en la playa', un dietario que se podía leer como un poemario o los ejercicios magistrales de un excelente prosista.

Entre ambos, se editó la antología 'No estábamos allí' (Prensas de la Universidad de Zaragoza). «Surgió como una invitación de Fernando Sanmartín cuando ya había terminado 'No estábamos allí'. Así que con la perspectiva del nuevo libro, me acerqué a lo que había publicado e incorporé varios inéditos», comentó ayer.

Escritor de palabra precisa, exacta, asegura que con 'No estábamos allí' se ha producido una transformación en su poesía. «Hasta el momento era más contemplativa, más reflexiva. En este nuevo libro se encuentra más presente el mundo de los sueños, es más onírica. Es menos contemplativo y menos volcado con la realidad que los poemarios anteriores», explica. 'No estábamos allí' presenta al lector «personajes misteriosos, que no saben muy bien lo que hacen; denota su desconcierto vital», resume un escritor que ha comprobado como su poesía evoluciona. «Antes mis poemas se encontraban más cerrados, ahora son más sueltos, me interesa más la improvisación», concluyó.