El Comercio

La realidad como inspiración

Francisco Priegue en la plaza de La Merced con su libro.
Francisco Priegue en la plaza de La Merced con su libro. / JOSE PRIETO
  • Con 'Cuando la ciudad declama' realiza su homenaje a la villa recreando sus espacios más simbólicos

  • Francisco Priegue convierte a Avilés en materia poética para su tercer libro

Fue en una salida escolar por Avilés durante sus estudios de Bachillerato cuando Francisco Priegue (Avilés, 1991) descubrió que las calles y rincones de su ciudad alimentaban la inspiración poética que ya entonces sentía. «Tomé algunas notas y luego vi que tenía materia para un poemario», comenta con el fruto de esa experiencia en sus manos: 'Cuando la ciudad declama' (Ediciones Camelot). Es su tercer poemario después de debutar con 'Llegar tarde es una rutina (OIJ/El Patio, 2011) y 'Desde momentos encapsulados' (Groenlandia, 2013), aunque no será el último, ya que el próximo diciembre espera publicar, también en Camelot, un nuevo libro: 'La procesión nocturna de los 35 demonios'.

«Los poemas llevan los títulos de las calles en los que están inspirados. No quiero reproducirlas, sino comunicar lo que me transmiten. En algún caso, son lugares que no existen en el presente, pero sí en el pasado, como 'Carbayeda', que lo escribí pensando en el bosque que existió en El Carbayedo», explica sobre el contenido de su libro.

Los poemas seleccionados son «muy distintos unos de otros». Aunque tenía una idea clara del libro que buscaba, la selección le llevó más tiempo. «Para mí lo importante es transmitir, sentir la poesía», comenta.

La recopilación la realizó después de varios meses de escritura, seleccionado aquellos que le recordaban la ciudad.

La llegada a las librerías de su tercera obra coincide con su decisión de entregarse a la escritura. «En casa me están apoyando», apunta, al tiempo que recuerda que «ya desde pequeño escribía, aunque después tiraba todo lo escrito. Fue a finales de 2007 cuando comencé a guardar lo que hacía».

Su participación en el festival 'Andar por casa' terminó con una sencilla publicación que asentó la vocación literaria de un autor que, asegura, escribe a base de inspiración y que le resulta muy difícil enfrentarse al poema escrito. «Lo más difícil es corregir», afirma Francisco Priegue.

Preguntado por sus maestros y referencias responde con un abanico amplio y que va desde un clásico español como Jorge Manrique al premio Nobel sueco Tomas Tranströmer citando también a poetas como Félix Francisco Casanova, Sara Torres o Luna Miguel. Como se ve, una amplia mirada.

Temas