El Comercio

La sombra de la paralización regresa a las obras de conexión del PEPA con la autovía

Estado de la construcción de uno de los puentes que unirán la Autovía del Cantábrico con el Parque Empresarial Principado de Asturias .
Estado de la construcción de uno de los puentes que unirán la Autovía del Cantábrico con el Parque Empresarial Principado de Asturias . / JOSE PRIETO
  • En una respuesta de Fomento a Ciudadanos se indica que hasta ahora se ha ejecutado el 36% de la inversión prevista para este ejercicio

La sombra de la paralización regresa a las obras de conexión del Parque Empresarial Principado de Asturias (PEPA) con la autovía del Cantábrico después de la última respuesta de la consejera de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente, Belén Fernández, al portavoz del grupo parlamentario de Ciudadanos en la Junta General del Principado, Nicanor García Fernández.

En una pregunta escrita, García Fernández reclama conocer los datos sobre la ejecución de la inversión, que debería concluirse el próximo año, además de los diferentes contratos asociados a la obra.

Un primer dato despierta las sospechas, como es el escaso avance de las obras respecto a las últimas informaciones facilitadas desde la misma Consejería de Infraestructuras. Así, si el pasado julio, con motivo de cortes temporales de los accesos a Las Niñadas, se había ejecutado el 60% de la inversión total, concluida esa obra, ya en octubre, el porcentaje de ejecución ascendía al 61%.

Sobre un presupuesto para este año de 9.500.000 euros, desde la administración regional se reconoce haber ejecutado 3.488.095,59 euros, algo más del 36%. A esa cantidad se añaden 5.828,13 euros del contrato de coordinación de seguridad y salud en las obras.

Hasta ahí la contestación en la que no hay ninguna alusión a un aspecto clave para la finalización de las obras: la autorización del Ministerio de Fomento para ejecutar la conexión de la nueva carretera con la Autovía del Cantábrico y que, en la actualidad, presenta el único escollo pendiente de superar.

De momento, el Ministerio de Fomento y el Principado no han alcanzado ningún acuerdo sobre la conexión de los accesos y el tramo de AI-81 a pesar de haberse acercado las posturas de ambas administraciones. En la actualidad, el mayor problema es determinar qué administración asume la factura de la construcción del enlace final de la conexión.

El criterio de los técnicos del Ministerio de Fomento es que el Principado de Asturias, como administración que solicita el enlace, debe asumir los costes del tramo final al igual que el resto de la construcción. Por eso, estaría dispuesto a ceder la titularidad de la vía, obligando a asumir posteriormente todos los gastos de la conexión al Principado.

Sin embargo, el criterio de la administración regional es distinto. Se muestra dispuesta a asumir la titularidad de la vía, pero considera que la construcción del enlace debe ser previa. Es decir, la inversión debería asumirla el Ministerio de Fomento. En esta situación se encuentra el diálogo entre administraciones donde, a lo largo del último año, se han producido avances significativos.

Obra compleja

El más importante fue lograr superar la negativa del Ministerio de Fomento a autorizar el pinchazo. Los técnicos de la administración central consideraban que incumplía la normativa de carreteras por la cercanía con el enlace de ParqueAstur.

Sin embargo, desde la administración asturiana se logró superar esas reticencias demostrando el carácter urbano del tramo afectado y explicando que la distancia mínima entre enlaces se había fijado pensando en los tramos de autovía en los que se circula a velocidades de 120 kilómetros por hora.

Algo que no sucede en el tramo en cuestión, donde la velocidad es menor. Además, se encuentra próxima a la conclusión de la autovía, donde existe un semáforo en la conexión con la AS-19. El tráfico que se incorpora desde Avilés llega a ese tramo con un límite de velocidad de 70 kilómetros por hora. Tampoco se puede olvidar que, con este enlace, la administración central vería cumplida su obligación de que un puerto de interés general, como es el caso de Avilés, disponga de una conexión directa con la red nacional de autovías.

Sin embargo, en la historia de esta obra han aparecido otros obstáculos. Al inicio de los trabajos, la imposibilidad de mover la línea de alta tensión existente provocó la mayor parte del retraso acumulado hasta la fecha. Finalmente, se optó por elevar la altura de la torre para respetar la distancia de seguridad entre el tendido eléctrico y el vial. La necesidad de tramitar desde el inicio esa obra y su propia complejidad obligaron a paralizar la construcción del enlace.

De forma paralela a estas cuestiones, el Principado de Asturias aún no ha resuelto la diferencia con los propietarios sobre el coste de las expropiaciones. Aunque todo apunta a que la discrepancia terminará en los tribunales, estas cuestiones no afectan a la marcha de los trabajos.

Temas