El Comercio

Federico Aznar.
Federico Aznar. / LVA

Federico Aznar analiza las claves del salafismo yihadista

  • El analista del Instituto Español de Estudios Estratégicos inaugura hoy el curso del Centro de Servicios Universitarios

Una conferencia del profesor Federico Aznar Fernández-Montesinos abrirá hoy, a partir de las 19.30 horas, el curso en el Centro de Servicios Universitarios de Avilés cuyo director, Fermín Rodríguez, aspira convertirlo «en una plataforma de recursos para la formación y un lugar de encuentro y debate para la comarca de Avilés».

La conferencia inaugural correrá a cargo de Federico Aznar Fernández-Montesinos, capitán de fragata y analista del Instituto Español de Estudios Estratégicos. Bajo el título de 'La gestión del salvajismo. Análisis crítico del pensamiento del terror', abordará las claves del salafismo integrista, la manera en la que él denomina al terrorismo integrista y al que ha dedicado muchas horas de estudios. La asistencia es libre y gratuita.

«Más allá de lo espectacular que resultan algunas de sus actuaciones, la conferencia de Avilés se centrará en el discurso político, la ideología de los salafistas yihadistas», avanzó ayer Federico Aznar.

«Entender sus actos»

Comprender las motivaciones de esos actos resulta fundamental para entender diferentes actuaciones y todo lo que supone este movimiento, remarcó Aznar. Así, citó como ejemplo la actual ofensiva militar sobre Mosul, proclamada por el Daesh como capital de su califato. Su importancia para este movimiento es altísima, habida cuenta del valor religioso que le conceden, no sólo la categoría política de considerarla como una referencia.

Federico Aznar señaló que se encuentra en un territorio donde, para las creencias salafistas, se ubicará un argamedón en el que derrotarán los infieles. De ahí la importancia que tendría una derrota del Daesh en ese espacio, toda vez que se quebraría uno de sus mitos.

Y es que el profesor Fernández-Montesinos destacó la importancia del sustrato religioso en la actividad del Daesh y otros movimientos similares ya que «buscan la legitimidad de sus actos a través de la religión». En este sentido, el ponente resaltó el cambio que se ha producido del Islam, donde se constata un cambio en la evolución ideológico-política. Así, los movimientos tradicionales evolucionaron en el siglo XX hacia el Islam político «con figuras que surgían del mundo académico». Sin embargo, la ola integrista implica un cambio de paradigma toda vez que «se produce un rearme religioso y, por eso, reclaman llamarse salafistas». En esa modificación, los dirigentes surgen del mundo religioso.