El Comercio

Investigación en los talleres del ITMA.
Investigación en los talleres del ITMA. / MARIETA

El Síndico Mayor considera que la Fundación ITMA es «una entidad pública»

  • Avelino Viejo habla en la Junta General de las «operaciones anómalas para apartarse del control público, pero la realidad es la que es»

La Fundación ITMA, que entre otros equipamientos gestiona el Centro del Acero de Avilés, es una fundación de carácter público y como tal debe ser fiscalizada por la Sindicatura de Cuentas. Es la opinión que ayer expresó su titular, Avelino Viejo, en su comparencia en la Junta General del Principado para presentar el informe anual sobre las fundaciones y entidades públicas cuya fiscalización se realiza al margen de la Cuenta General del Principado.

Avelino Viejo recordó que, desde 2012, la Fundación no presenta sus cuentas al control, ya que en criterio de sus gestores, ya no es pública. Para el síndico, la reducción de la fundación dotacional del Principado del 75% al 11% se hizo «con una operación anómala», que podría buscar «sustraerse a la fiscalización de la sindicatura». El síndico definió los procesos aplicados como «anómalos», recordando que, aunque en el actualidad la mayoría de la dotación fundacional es privada, «sus sedes siguen en edificios del Principado y recibe subvenciones de la autonomía».

Además, recordó que «todas las acciones se hicieron por silencio administrativo, sin un pronunciamiento expreso». A preguntas del portavoz de Izquierda Unida, Viejo explicó que una posible solución sería «una ampliación del fondo dotacional. Hasta que esto no suceda, no puede darse de baja en el perímetro de control de la Sindicatura».

Viejo aludió al informe del Tribunal de Cuentas esgrimido por la Fundación para defender su posición, señalando que «tan sólo dice que no existe responsabilidad contable en la operación, pero no se pronuncia sobre el resto de asuntos».

En este sentido, aludió a la legislación nacional sobre fundaciones donde se señala que «el carácter público no sólo se determina por la mayoría del fondo dotacional. La existencia de una mayoría de activos públicos y la financiación mediante subvenciones también determina su carácter público».

Con esos argumentos, el criterio de Avelino Viejo es que «la Fundación ITMA no puede darse de baja «del perímetro de control».

Por su parte, Gaspar Llamazares se reafirmó en su posición asegurando que la Fundación «es requetepública, aunque está en rebeldía», reclamando ante la prensa «una sanción» por su actitud. El portavoz de IU aludió a la comparencia solicitada por Foro Asturias para que la Fundación explique sus planteamientos.

La Fundación ITMA seguirá hoy martes, 18 de octubre, en la Junta General del Principado donde se abordará el cumplimiento de la resolución del pasado mes de abril sobre la creación de una unidad mixta con el Centro de Investigación en Nanomateriales de la Universidad de Oviedo para potenciar el I+D+i.