El Comercio

Las enfermeras de Primaria reclaman el desarrollo de las especialidades

Asistentes al Congreso de la Sociedad de Enfermería de Atención Primaria, ayer en Avilés.
Asistentes al Congreso de la Sociedad de Enfermería de Atención Primaria, ayer en Avilés. / MARIETA
  • La Seapa abrió ayer en la Casa de Cultura su octavo congreso regional, que conmemora además los veinte años de vida de la asociación profesional

El Congreso de la Sociedad de Enfermería de Atención Primaria comenzó ayer con una exigencia: la de que se desarrolle el decreto que regula las especialidades. Lo exigieron tanto la presidenta de Seapa, Marta Villamil, como la del congreso, Carmen Santano, además de otros expresidentes del colectivo a través de un vídeo conmemorativo del 20 aniversario de la asociación. «Hay más de 40.000 enfermeras en toda España a la espera de que se desbloquee la vía extraordinaria para la obtención del título de especialista», denunció Santano.

Incluso el director gerente del Sespa, José Ramón Riera Velasco, que asistió ayer a la inauguración del congreso, fue preguntado abiertamente por esta cuestión. «En este año nos proponíamos tener ya reconocidas las especialidades de Enfermería Familiar y Comunitaria y de Salud Mental, pero el Ministerio no acaba de terminar esa vía extraordinaria, necesaria para que en Asturias pueda ser trasladada al catálogo de puestos de trabajo», señaló.

Riera defendió que la especialidad de Familiar y Comunitaria «debe ser de las primeras que se reconozcan», por el «papel primordial» que juegan estas profesionales en el tratamiento de los enfermos y en la prevención. «Atención Primaria es el eje para tener éxito en el cuidado de nuestros pacientes», aseguró el gerente del Sespa.

Villamil exigió además que las enfermeras de Primaria pueda desarrollar «completamente» sus competencias. No fue, sin embargo, su única demanda, ya que también puso sobre la mesa la necesidad de que los pacientes puedan elegir libremente a su enfermera, y no solo a su médico, y que se establezcan unos indicadores enfermeros medibles, que sirvan para evaluar el trabajo de estos profesionales y dirigir las actuaciones de futuro.

Todas estas reflexiones, así como el hecho de que se necesite acercar la formación de pre y posgrado a la realidad profesional del sector, quedaron patentes en la mesa inaugural del congreso, que abordó el pasado, el presente y el futuro de la enfermería en Asturias y en España. A continuación se sucedieron tres mesas de trabajo, integradas por ponentes llegado de distintos puntos del país, que expusieron los últimos programas puestos en marcha, alguno de forma experimental, en enfermería, como la intervención el riesgo de suicidio, el 'mindfulness' para abordar los problemas de ansiedad o el trabajo para promover la alimentación saludable entre la comunidad gitana.

Se debatió también sobre la Ley de Autonomía del paciente con el jurista Miguel Presno, la expresidenta de Seapa Fernanda del Castillo, miembro de Derecho a Morir Dignamente, y la presidenta de la asociación asturiana de ELA, María José Álvarez. Se abordaron también otras leyes que afectan al trabajo enfermero con Ismael Huerta, jefe del servicio de Vigilancia Epidemiológica, y los enfermeros Chema Antequera y Cruz Gutiérrez.

El congreso finalizará esta mañana con el desarrollo de cuatro talleres formativos, que se impartirán en el Edificio de Servicios Universitarios, sobre el Alzheimer, el paciente deprimido, el anciano frágil y los disruptores endocrinos.