El Comercio

El San Agustín ya utiliza la técnica para determinación de genes

El técnico Mariano García Fernández vigila el sistema de lectura automatizada de citologías.
El técnico Mariano García Fernández vigila el sistema de lectura automatizada de citologías. / MARIETA
  • El servicio de Anatomía Patológica culminará en diciembre una nueva acreditación de calidad

«Hace diez años sólo se encontraba disponible en los laboratorios de los hospitales de referencia, pero ahora ya está en un centro comarcal como el nuestro». El doctor Eduardo Iglesias se refiere a las técnicas de identificación del gen HER 2 en los tumores de mama y en algunos casos de estómago. Su existencia o no determina el tipo de tratamiento que se aplica en el desarrollo de la medicina personalizada.

De esta manera ejemplifica los avances de la especialidad y su aplicación en más centros. «Existen otras determinaciones de genes pero que se hacen en el Hospital Universitario Central de Oviedo. Nosotros preparamos las muestras y las mandamos. Según se vayan extendiendo, podremos asumirlas aquí», señala Iglesias, si bien es prudente y no marca plazos.

Y es que, más que por un aspecto científico, la generalización de estas técnicas corre paralela a la reducción de sus costes, de manera que sea necesario un menor número de pacientes para que sea asumible por un sistema sanitario determinada técnica.

El doctor Eduardo Iglesias destaca como la constante formación de los patólogos permite asumir estos avances, como las técnicas inmunohistoquímicas, que han permitido la detección del HER 2 en los tumores de mama.

«Permite identificar los componentes moleculares de la propia célula. Se utiliza en todo tipo de muestras y, con muy poco tejido, se consigue mucha información», explica subrayando que se trata de un elemento clave en el proceso de diferenciación y personalización de los tumores, necesario para avanza en la medicina personalizada. «Estamos en pleno desarrollo, es un campo en plena expansión», asegura.

Como todos los laboratorios, el servicio de Anatomía Patológica va avanzando por el camino de las normas de calidad. Los diferentes certificados demuestran que todos los procesos se realizan de forma correcta y manteniendo el mismo sistema. En un equipo altamente automatizado es necesario asegurar que todo se aplica según lo previsto.

Las primeras normativas de calidad se aprobaron hace diez años y, ahora, se trabaja en conseguir la certificación ISO 15.189. «La primera auditoría de esta certificación se hará en diciembre», avanza el doctor Iglesias.

El jefe del servicio recuerda la importancia de la acreditación ya que «implica a todo el personal y también a la docencia. Es un paso muy positivo para demostrar la calidad».

La aplicación de las normas de calidad son fundamentales en un equipo donde una buena parte del proceso de trabajo se encuentra automatizado. Tampoco se puede olvidar que, en muchas ocasiones, los patólogos deben responder a las necesidades de los cirujanos durante sus intervenciones quirúrgicas.

En ellas, extraen una muestra del tejido y se remite inmediatamente al laboratorio para determinar de su naturaleza. Es una información fundamental para saber cómo debe proseguir la operación.

Aplicar el mismo proceso para analizar ese tejido aporta calidad a la intervención y una seguridad de que el paciente será tratado de la mejor manera. Porque ahí se encuentra una de las preocupaciones de los patólogos: facilitar a los especialistas la información que necesitan para que puedan atender al enfermo de la mejor manera posible.