El Comercio

Suspendido el juicio contra la mujer acusada de llevarse a su hijo a Madrid sin permiso del padre

  • La Fiscalía solicita para la acusada una pena de tres años de prisión y cinco de retirada de la patria potestad. El menor estuvo seis años residiendo en la capital española

El juicio contra una mujer acusada de llevarse a su hijo de seis años a vivir a Madrid sin el consentimiento del padre ha sido suspendido después de tres horas de duración para poder incorporar la testifical de un técnico del Punto de Encuentro Familiar que tiene que ratificar un informe.

El juicio proseguirá en el Juzgado de lo Penal número 2 de los de Avilés con una segunda vista que se celebrará antes de treinta días para no repetir todo lo avanzado hoy, y será entonces cuando tengan lugar las conclusiones del fiscal, la acusación particular y la defensa.

La Fiscalía solicita para la acusada una pena de tres años de prisión y cinco de retirada de la patria potestad por llevarse a su hijo a vivir a Madrid sin el consentimiento del padre del niño y sin contar con los informes favorables de los Equipos de Intervención Técnica de Apoyo a la Familia (EITAF).

El abogado de la acusada, José Manuel Rodríguez, ha pedido la absolución de su defendida y no ha querido entrar en los pormenores del caso en tanto no concluya el juicio.

"Estamos convencidos de que el juez, una vez que escuche a Arancha -como ya hizo hoy- tendrá las razones y los motivos que tuvo para actuar como actuó, ella estaba deseando explicarlo y confiamos en que finalmente acabe absuelta", ha declarado el letrado de la defensa.

Para el abogado del padre, Ignacio Manso Platero, el caso "se ve claro por las innumerables sentencias condenatorias de la madre".

"Se nos intenta hacer ver ahora que hay un estrés postraumático por una serie de incidencias, todas ellas falsas, porque ella tiene once sentencias condenatorias por incumplimiento del régimen de visitas y ninguna sentencia condenatoria sobre mi representado", ha indicado.

Su defendido sí fue condenando en su día por maltrato en el ámbito familiar, contra la mujer, aunque no ha querido entrar en más detalles porque ese asunto no lo llevó él como abogado.

Uno de los casos que quedó sobreseído fue un supuesto intento de atropello del padre a la madre, el 1 de septiembre de 2014, en Gijón, porque según Manso Platero, llevó a un supuesto testigo presencial de los hechos al que el juez no le dio crédito.

La madre tenía la patria potestad sobre su hijo condicionada al control del Equipo de Intervención Técnica de Apoyo a la Familia (EITAF) y a que fuera escolarizado en un colegio de Avilés.

La Fiscalía sostiene que la acusada decidió, de manera unilateral y sin que existiese resolución judicial que lo autorizase, llevarse en abril de 2015 al menor a vivir a Madrid, donde lo matriculó en un colegio, sin el informe favorable del EITAF.

Tampoco puso el hecho en conocimiento del otro progenitor, que lleva dos años y seis meses sin ver a su hijo.