El Comercio

Segunda operación en el centro después de la compra del edificio de Del Río en 2013

La operación de Inversiones Trespalacios Sánchez en la calle de Rui Pérez es la segunda gran operación protagonizada por capital chileno en la ciudad después de que, en 2013, el empresario asturchileno Lucio Torre adquiriese el edificio de Del Río Uribe para su posterior rehabilitación. La reforma obligó a una inversión superior al millón de euros y un largo proceso administrativo como corresponde a todas las intervenciones en edificios catalogados, situación en la que se encuentra todo el perímetro de la plaza de Hermanos Orbón.

De esta manera, se consolidó el proceso de recuperación comercial de una de las calles del centro. La comercialización de las oficinas se realiza de una manera más lenta, pero por su ubicación son espacios con un gran potencial.

La rehabilitación y peatonalización de Rui Pérez fue el primer paso en un proceso donde el siguiente hito fue la recuperación de la' Manzana de los Álvarez', cuyo estado de ruina ensombrecía uno de los pasos naturales entre el centro histórico y Sabugo.

La operación firmada ayer en una notaría avilesina dará paso a otros procesos similares que se negocian en la actualidad. Los asesores participantes explican que la interinidad del gobierno central ha supuesto un freno a las decisiones de las inversiones toda vez que se proyecta hacia el exterior una sombra de inseguridad jurídica que alimentaba recelos. Una vez despejadas estas incertidumbres, capital mexicano y chileno busca oportunidades inmobiliarias en la región aprovechando que los precios aún se encuentran bajos y existe un importante margen para su recuperación.

En ambos casos, se trata de empresas cuyos gestores y promotores son de origen asturiano. Además del interés por aportar a su región natal, otros factores explican la preferencia por Avilés.

En primer lugar, un dato que se tiene muy en cuenta es el tejido industrial existente en la ciudad. Empresas como ArcelorMittal, DuPont, Asturiana de Zinc, Alcoa, CSC, Daorje, Grupo Daniel Alonso, entre otras, aseguran la existencia de un empleo de calidad y, con ello, unos niveles de renta alta que facilitan un consumo y actividad en el tejido urbano. Según explican personas que participan en estas inversiones, «muy pocas ciudades se encuentran con este tejido».

El segundo elemento decisivo es el proceso de recuperación del casco histórico avilesino y que ha generado un espacio con vida residencial y comercial. De esta manera, las inversiones aseguran un retorno fácil.