El Comercio

El PEPA ganará 50.000 metros cuadrados con la demolición de la fábrica de oxígeno

Las obras de demolición de la finca ya se encuentran en marcha y darán pie a un aumento del suelo industrial en la comarca.
Las obras de demolición de la finca ya se encuentran en marcha y darán pie a un aumento del suelo industrial en la comarca. / MARIETA
  • Construcciones y Excavaciones Erri-Berri ejecuta las obras con un coste de 155.000 euros

  • Sepides ultima la redacción de un plan especial que permitirá desarrollar la parcela en nueve meses

Sepides, la sociedad del grupo Infoinvest dedicada a la gestión del suelo industrial en toda España, ya trabaja en una nueva ampliación del Parque Empresarial Principado de Asturias (PEPA) que le permitirá ganar 50.000 metros cuadrados. El crecimiento se producirá en la zona de la antigua fábrica de oxígeno, el espacio natural de ampliación del PEPA que limita con el previsto polígono industrial de Retumés, que debería desarrollar Sogepsa. En el plano del Parque Empresarial es lo que figura como suelo AD-6.

De momento, los trabajos han comenzado con la demolición de la antigua fábrica de oxígeno de Ensidesa. Es un espacio abandonado desde hace décadas y donde se decidió intervenir, sobre todo, por motivos de seguridad. Era frecuente su uso para la quema de cable y actividades relacionadas con la chatarra. Además, en ocasiones se utilizaba como refugio aprovechando los elementos que aún quedaban de la antigua fábrica de oxígeno: la nave de oxígeno, otra nave auxiliar y una de las torres, aunque sólo quedaban las paredes.

También eran visibles las bancadas y los soportes de la construcción en un terreno rodeado de basura. En esa situación, el riesgo de un accidente grave era evidente, por lo que se decidió optar por la demolición.

De esta manera, desaparecerán los restos de la fábrica de oxígeno, que estuvo formada inicialmente por la nave principal, el muelle, otra nave, el edificio central, el almacén, las bancadas, soportes, oficinas y dos torres.

Los trabajos se adjudicaron el pasado enero a la empresa Construcción y Excavaciones Erri-Berri, con un coste de 155.000 euros cuando el precio de licitación era de 264.000 euros.

Una vez adjudicada la demolición, la empresa abordó la redacción del proyecto y el tratamiento de los residuos. Básicamente, se trata de construcción en hormigón armado. Una vez que la compañía dispuso de todos los permisos comenzaron los trabajos sobre el terreno.

De forma paralela, Sepides ha encargado la redacción de un plan especial que permitirá desarrollar unos 50.000 metros cuadrados de suelo de la parcela. No es todo el terreno disponible, ya que una parte de la finca se encuentra afectada por el futuro desarrollo de Retumés.

Sepides comparte la titularidad de la finca con otros propietarios. Entre ellos aparece Fertiberia ya que, en sus proximidades, se encuentra su estación de amoníaco, fundamental para la actividad en las instalaciones de la empresa de fertilizantes.

La tramitación del plan especial llevará unos nueve meses, con lo que dentro de un año la inmobiliaria podría iniciar las obras de urbanización de las nuevas parcelas.

Su ubicación las convierte en unas fincas de gran interés. Se encontrarán en uno de los espacios del PEPA con más actividad industrial, próxima a los talleres del Grupo Daniel Alonso y de Idesa. Además, se encuentran próximas a los futuros enlaces del Parque Empresarial con la autovía del Cantábrico a través del enlace de Garajes, lo que representa otro elemento de valor.

En la actualidad, Sepides ya dispone de parcelas en venta en el Parque Empresarial, con lo que dispone de suelo para atender necesidades urgentes de inversores.

Con esta inversión, la inmobiliaria sigue aumentando la capacidad del PEPA para atraer proyectos empresariales. No se debe olvidar que, con frecuencia, los resultados de estas operaciones se ven a largo plazo. El ejemplo claro es los dos edificios de oficinas conocidos como 'Los gemelos' por su estructura idéntica. Desde su construcción, tan sólo han contado con la actividad de Software A. G, encontrándose la mayor parte de ellos vacía. Sin embargo, este año las necesidades de espacio de CSC le ha llevado a solicitarlas para atender a la ampliación de su sede en Avilés, próxima a su apertura.

De forma periódica, Sepides realiza convocatorias públicas de venta de parcelas. Es un proceso complejo, ya que antes de anunciarla debe tasar las fincas a precio de mercado y ofrecerlas lo que, en los últimos años, se ha traducido en una rebaja de los precios. Actualmente tiene a la venta dieciséis parcelas, de las que sólo tres corresponden a la actividad terciaria y el resto es para usos industriales. Fundamentalmente se encuentran en la zona denominada APR E3, situada en la ladera de Valliniello. También se ofertan sendos solares en la APR E2 y la AD 3.

Aunque no se presente ninguna oferta, el precio de licitación se mantiene hasta el siguiente concurso. De esa manera, la sociedad dispone de un instrumento para atender a las posibles necesidades de los inversores.

Después de unos años en los que la crisis económica paralizó totalmente la demanda de suelo industrial, los primeros síntomas de recuperación vaticinan una posible demanda de suelo para la actividad económica. De ahí la importancia de esta inversión que incrementa el abanico de posibilidades de Sepides para responder a las necesidades de posibles inversores.

Tampoco se puede olvidar la posible repercusión del Parque Tecnológico de Avilés-la Isla de la Innovación que puede contribuir a incrementar el interés por el suelo industrial en el Parque Empresarial Principado de Asturias.

Temas