El Comercio

Los robos en bares llegan a El Arbolón

La camarera del bar La Groba en El Arbolón señala el cristal roto de la puerta.
La camarera del bar La Groba en El Arbolón señala el cristal roto de la puerta. / MARIETA
  • Los ladrones entran en el bar La Groba dos veces en 48 horas para llevarse la recaudación de las máquinas tragaperras

Dos robos en menos de 48 horas y en ambos con el mismo resultado, las máquinas tragaperras destrozadas para llevarse la recaudación. «Parece una broma, pero en casi veinte años que llevo con el bar abierto nunca me habían robado y ahora llevo dos robos seguidos, hicimos el mes como se suele decir», comenta resignado Carlos Antomil, propietario del bar La Groba de El Arbolón, que la madrugada de ayer volvía a ser asaltado tras haber sufrido un atraco el pasado lunes.

«Son ladrones expertos. La primera vez reventaron la persiana, la luna y destrozaron de arriba a abajo las máquinas tragaperras para llevarse la recaudación. Esta noche volvieron a lo mismo y lo consiguieron. Todo en cinco minutos», explicó ayer el dueño del establecimiento, que insiste en que «conocen bien esto, sabían que habíamos tenido que llenar los cajones después del primer robo y por eso volvieron con tan poco tiempo».

Desde el pasado lunes no ha dejado de sonarle el teléfono y fue precisamente una llamada la que le alertó de los dos robos. «Eran las cuatro de la madrugada pasadas y me llamó una clienta habitual que pasa por aquí a esas horas para ir a trabajar. Fue ella las dos veces la que vio lo que pasó», apuntó Antomil.

Ahora se propone reforzar la persiana de cierre, pero asume que todos los esfuerzos que se lleven a cabo serán pocos. «No hay apenas vigilancia en el barrio, ellos lo hacen rápido y les da igual que tengas alarma que no. No podemos hacer nada, solo vivir con la incertidumbre de que vuelva a pasar y esperar que te sobresalte el teléfono al sonar de madrugada», lamenta el dueño de La Groba.

Temas