El Comercio

Lumen Dei ya dispone del antiguo convento franciscano

Interior del antiguo convento de los Franciscanos.
Interior del antiguo convento de los Franciscanos. / MARIETA
  • Concluye la mudanza de las últimas asociaciones que utilizaban el edificio y su curia se prepara para realizar el traslado a Avilés

Los dirigentes de la asociación Lumen Dei ya disponen del antiguo convento franciscano de Avilés para ubicar en él su curia. Durante la jornada de ayer, culminó la salida de las asociaciones que utilizaban el edificio, trasladándose a diferentes dependencias de San Nicolás de Bari.

De esta manera, la organización fundada por el jesuita praviano Rodrigo Molina ya puede trasladarse a Avilés. Desde Lumen Dei su discreción es total y, hasta el momento, no se ha facilitado ningún dato sobre su llegada a la ciudad.

Aunque se espera que sea inminente ya que, a lo largo de octubre, los dirigentes de Lumen Dei se han interesado en repetidas ocasiones por el momento en que podrían disponer de la antigua sede conventual, adquirida recientemente al Arzobispado de Oviedo en una operación de la que, hasta la fecha, no han trascendido las cifras de su importe.

De esta manera, la asociación de fieles sigue recuperando su normalidad después de un largo proceso en el que llegó a ser intervenida directamente por la Santa Sede ante las sospechas de graves desórdenes en su interior.

Finalmente, el arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz, nombrado comisario pontificio para el Lumen Dei por el papa Francisco, redujo las sospechas a problemas en la gestión y carencias teológicas que han comenzado a resolverse.

Dentro del proceso de recuperación de la normalidad, el Lumen Dei ha decidido trasladar su sede central de Madrid a Asturias, donde sus seminaristas se han matriculado en el Seminario Diocesano.

El objetivo de la mudanza busca facilitar el acompañamiento por parte de Jesús Sanz dentro de un programa para volver a su independencia dentro de la Iglesia. Además de unas instalaciones en Nava, Lumen Dei ha decidido ubicar su sede central en Avilés, aprovechando el antiguo convento de los franciscanos.

Aún no se sabe cuántas personas residirán en la sede central. Habida cuenta de las características del edificio y que Lumen Dei se encuentra en plena reconstrucción se supone que será un grupo pequeño, como mucho media docena, sacerdotes en su práctica totalidad.

Los ambientes eclesiales avilesinos se encuentran a la expectativa, aunque no se ha constatado ningún recelo. Incluso se explica su silencio por su dolorosa historia y que afectó a familias avilesinas con hijos ejerciendo el sacerdocio y que, en su momento, sufrieron duras acusaciones que, finalmente, resultaron falsas, como lo demuestra que mantengan su vocación aunque al margen del Lumen Dei.

Temas