El Comercio

El acusado de cinco atracos acepta una condena rebajada

El acusado justo antes de que comenzase la vista oral en el Juzgado de Avilés.
El acusado justo antes de que comenzase la vista oral en el Juzgado de Avilés. / JOSÉ PRIETO
  • La Fiscalía redujo ayer su petición de pena a siete años y medio de cárcel, de los que el joven ya ha cumplido una parte en prisión preventiva

El juicio oral al joven acusado de cometer cinco atracos -tres con violencia y dos utilizando un objeto punzante- en distintos puntos de la comarca durante el pasado mes de abril fue un proceso rápido en la mañana de ayer en el Juzgado de lo Penal Número 1 de Avilés. El imputado aceptó la pena acordada entre su abogado y el fiscal, quien rebajó la petición inicial de dieciocho años y medio de prisión a más de la mitad. F. J. J. fue condenado finalmente, tras admitir los hechos imputados, a siete años y medio de prisión, de los que ya a cumplido una parte tras decretarse prisión preventiva el pasado mes de abril.

La Fiscalía se respaldó principalmente en el consumo frecuente de opiáceos por parte del acusado en las fechas de los atracos para justificar la notable reducción de condena, asegurando que «la consumición prolongada de este tipo de sustancias incide directamente en la capacidad volitiva de la persona». Junto a este atenuante, el fiscal suprimió también la referencia a los «artilugios peligrosos» presente en las denuncias de dos de los crímenes. En total, todas estas puntualizaciones supusieron la rebaja de once años de prisión respecto a las pretensiones iniciales.

El acusado, que ya reunía varias denuncias y las respectivas condenas por otros hurtos de diversa magnitud, acudió al Juzgado escoltado por dos agentes de la Policía Nacional, ya que desde el pasado mes de abril permanecía en prisión preventiva en Villabona. Los seis meses correspondientes se conmutarán de la pena final. El abogado defensor, Miguel Ángel Balsera, estudiará estos días el caso para acogerse a diversos artículos que previsiblemente representarán una reducción aún mayor de la condena. Las circunstancias agravantes por la reincidencia de sus actos delictivos se mantuvieron en la acusación final.

Tras la rebaja de la Fiscalía y el acuerdo de todas las partes, el juez declaró culpable al acusado como autor responsable de cinco delitos de robo, que a un año y medio de prisión cada uno reflejan la pena final. Las víctimas de estos episodios no solicitaron una indemnización, pero F. J. J. sí tendrá que abonar el importe de las costas procesales.

Cinco delitos en 48 horas

Todos los atracos por los que se juzgaba al acusado sucedieron en apenas 48 horas, entre las noches del 14 y el 16 de abril de este año. En este breve período de tiempo, F. J. J. intentó robar la cartera a un joven en la calle Valdés Salas y, ante la negativa, el encontronazo se saldó con la sustracción del teléfono móvil de la víctima, dispositivo que fue restituido en su momento. Ya el día 16, el condenado abordó a dos parejas de jóvenes; la primera en el parque de El Pozón y la segunda en el parque de El Muelle. En ambos casos la voluntad del acusado fue la de sustraer un importe económico determinado a los damnificados.