El Comercio

La asamblea vecinal de Jardín de Cantos inicia la sucesión de Cabrera

Asistentes a la asamblea vecinal de ayer.
Asistentes a la asamblea vecinal de ayer. / JOSÉ PRIETO
  • En la reunión de ayer se presentó una candidatura para sucederle. Ahora se abre un plazo veinte días para que puedan aparecer otras opciones

La Asociación de vecinos de Jardín de Cantos se reunió ayer en asamblea para iniciar la sucesión de quien ha sido su presidente durante casi un cuarto de siglo, Antonio Cabrera, que ayer confesó sentirse «liberado». En el encuentro se presentó un grupo de personas del barrio, muchas de ellas jóvenes, dispuestas a liderar el colectivo durante los próximos cuatro años de mandato, pero aún no hay nada definitivo.

La normativa de participación ciudadana marca un plazo de veinte días para que pueda presentarse una alternativa. De suceder así, habría que iniciar un proceso electoral pero si, en cambio, no hay una segunda candidatura, se pasaría a definir los cargos de la que ya existe, que saldría elegida directamente, aunque para ello habrá que convocar también una nueva asamblea, que será la encargada de ratificar los nombramientos.

La marcha de Cabrera supone todo un cambio en el movimiento vecinal ya que, además de presidir el colectivo de Jardín de Cantos y ser uno de los líderes más activos y reivindicativos, también encabezaba la Federación de asociaciones de vecinos La Unión.

En la cuenta pendiente de la nueva directiva siguen muchos de los problemas que su antiguo cabeza visible luchó durante años por solucionar, sobre todo el arreglo de los abundantes desperfectos de la carretera N-632, los problemas de mantenimiento del barrio y el desbloqueo del convenio urbanístico de Cristalería, en el que se recogía la creación de un edificio social en los terrenos de Barrio Jardín. Además, también se intentará atraer a nuevos socios.