El Comercio

Un corverano se enfrenta a veinte años de cárcel por abuso sexual de sus sobrinas

  • La Fiscalía le acusa de realizar tocamientos durante varios años a las dos, menores de edad, y de mantener relaciones sexuales completas con una de ellas

Un corverano se enfrenta a veinte años de prisión tras ser acusado de un delito de agresiones y abusos sexuales continuadas durante varios años a dos sobrinas. La Fiscalía pedirá el próximo miércoles, 2 de noviembre, que el hombre entre en prisión y que, además, indemnice a sus dos víctimas, menores de edad, con 14.000 euros.

La vista oral del caso se celebrará en la sección segunda de la Audiencia Provincial de Oviedo, previsiblemente a puerta cerrada dada la naturaleza de los hechos a juzgar. Además, dada la relación entre víctimas y acusado, se ha solicitado que las dos menores declaren tras un biombo durante la vista oral. Los hechos se remontan al año 2002, momento en el que habrían comenzado los abusos sexuales a una de sus sobrinas, que en aquel momento tenía seis años. El Ministerio Fiscal sostiene que el procesado realizó tocamientos a la menor hasta que esta cumplió los doce años. La acusación explica que a esa edad, en una fecha no determinada, y a pesar de que la niña ofreció resistencia, el procesado la tiró sobre una cama y mantuvo relaciones sexuales completas con ella.

Estos hechos llevaron al Juzgado de Instrucción número 4 de Avilés a dictar medidas cautelares contra el acusado, al que se le prohibió acercarse a su sobrina y a su domicilio a menos de 300 metros en tanto en cuanto no recayese resolución judicial firme que pusiera fin al procedimiento.

Además de los abusos y la agresión a esta sobrina, la Fiscalía le acusa de someter también a abusos sexuales a otra sobrina en nueve ocasiones. En el caso de esta otra menor, los tocamientos se habrían producido durante un periodo de dos años, desde que la pequeña tenía cinco años hasta los siete.

Por el primero de los delitos el corverano se enfrenta a catorce años de prisión y a la prohibición de aproximarse a la joven a menos de 500 metros durante diez años. Por el segundo de los delitos imputados se le solicitan seis años de cárcel y la misma medida de alejamiento.

La Fiscalía pide además que se condene al procesado al pago de las costas procesales y al abono de una indemnización de 10.000 euros a la sobrina víctima de agresión sexual y de 4.000 euros a la menor víctima de abusos sexuales, más los intereses legales en ambos casos.