El Comercio

Detienen al dueño de una red de clubes nocturnos acusado de delitos laborales

  • En la operación también fue detenida su «testaferro» por tener en situación irregular a las mujeres que se prostituyen en sus locales

La Jefatura Superior de Policía Nacional de Asturias anunció ayer la detención de J. L. L.D, de 63 años de edad, y definido como «el máximo responsable de varios locales de ocio y clubes nocturnos donde se ejerce la prostitución». En la operación también se encuentra afectada Y. A. P. D, de 31 años de edad y que la Policía Nacional presenta como «una de sus testaferros» ya que, aunque aparece como propietaria del local de Piedras Blancas, «los investigadores pudieron determinar que J. L. L. D. es el verdadero dueño del negocio».

La Policía Nacional les atribuye a ambos «un delito contra los derechos de los trabajadores por no dar de alta contrato alguno de trabajo». Fuentes cercanas al detenido, explicaron a este diario que la detención no fue un arresto en el local citado, sino que el pasado miércoles fue citado por la Policía Nacional para declarar en la Comisaría bajo la figura de detenido. Acudió y, tras acogerse a su derecho a no declarar, abandonó las dependencias policiales en libertad con cargos.

Doce mujeres

Según explicó ayer la Policía Nacional, la investigación fue realizada por «agentes de la Brigada Provincial de Extranjería y Fronteras de la Jefatura Superior de Policía de Asturias en estrecha colaboración con la Inspección Provincial de Trabajo y Seguridad Social de Asturias, dentro de la función de control y detección de posibles actividades ilícitas en torno a la prostitución».

De esta manera, detectaron en una inspección conjunta en un local de Castrillón a doce mujeres, de las que ninguna estaba dada de alta en la Seguridad Social. La única persona con contrato en el citado local no se encontraba en él durante la inspección, según detallaba ayer la Policía Nacional.

En los últimos años, la Inspección de la Seguridad Social ha incrementado este tipo de intervenciones en los prostíbulos de toda la región.

Además de esas doce mujeres, cuatro carecían de permiso de residencia y trabajo en España y tres se encontraban de manera ilegal en el país, por lo que se inició el procedimiento de expulsión. La Policía Nacional recordaba ayer que ambos detenidos cuentan con antecedentes por hechos similares «lo que da cuenta de la habitualidad en el modo de operar que siguen estas personas». En concreto, cita detenciones de J. L. L. D. en 2014 y 2015. En el caso de la considerada como testaferro ya fue detenida este año «por hechos similares».

La nota de prensa de la Policía Nacional apunta que J. L. L. D «es el padre de uno de los muertos en el tiroteo frente al Club Los Arcos en Avilés, en el año 2010». Como se recordará, en aquel trágico suceso perdió la vida Roberto Lazcano Álvarez, que iba acompañado por Osman Asan, también fallecido después de ser tiroteados ambos por Moisés Fournier Manzano, gerente del club Los Arcos.

En 2013, la Audiencia Provincial condenaba a Moisés Fournier Manzano a una pena de 31 años y seis meses de cárcel por el doble asesinato. La pena era inferior a la solicitada por la familia de las víctimas que recurrieron ante el Tribunal Supremo. Éste mantuvo la condena de la Audiencia Provincial.