El Comercio

Una farola en el parque del centro de salud de Llano Ponte.
Una farola en el parque del centro de salud de Llano Ponte. / MARIETA

El Ayuntamientocolocará 106 nuevos leds en cuatro calles

  • La empresa Martín AG se hace con el contrato para renovar las luminarias de Cervantes, Llano Ponte, Marques de Suanzes y El Muelle

El Ayuntamiento de Avilés destinará un total de 51.044,14 euros a la renovación de 106 luminarias del centro de la ciudad, donde la antigua tecnología vapor de sodio será sustituida por led de nueva generación. Además de ofrecer una luz más agradable a la vista, este sistema destaca por su reducido consumo. De hecho, la principal ventaja de esta iluminación es que a medida que permanece encendido consume menos, lo que lo convierte en perfecto para los espacios públicos donde debe permanecer conectado durante muchas horas.

La selección de las farolas que se reemplazarán a lo largo de los próximos tres meses no ha sido gratuita. Se han escogido los equipos más antiguos, algunos con cuarenta años, y situados en los principales ejes viales de la ciudad.

Con este nuevo contrato se sustituirán 47 luminarias en la calle de El Muelle, incluyendo siete situadas en las inmediaciones del parque; trece en Marqués de Suanzes, ocho en Llano Ponte y 38 en la avenida de Cervantes.

El proyecto municipal plantea que los elementos de las luminarias que se puedan reutilizar se conserven. Es una forma de reducir los residuos junto con una fórmula para la aminoración de los costes en un proceso de estas características.

Los técnicos municipales destacan otras ventajas además del ahorro económico, como es la reducción de la contaminación lumínica al mejorar la dirección del haz luminoso hacia la calzada, reduciendo la dispersión de la luz. Es una ventaja que agradecerán los vecinos cuyos pisos se encuentren próximos a una farola, ya que deberá entrar menos luz hacia sus viviendas. No se puede olvidar que algunos de los báculos alcanzan los doce metros, con lo que apreciarán una importante mejora.

Además, la larga vida útil de los led reducirá las operaciones de mantenimiento y los problemas derivados de los momentos en los que el sistema falla y la calle queda sin iluminación, según detalla la memoria técnica de este contrato.

El alto coste de cada luminaria hace que todas las administraciones aborden su renovación de forma progresiva.