El Comercio

Bienvenida al otoño a base de pote asturiano

Un centenar de personas participaron ayer en la comida popular de la feria de la Seronda, en la que se sirvió pote y arroz con leche.
Un centenar de personas participaron ayer en la comida popular de la feria de la Seronda, en la que se sirvió pote y arroz con leche. / MARIETA
  • La feria de la Seronda reparte un centenar de raciones en su comida popular, acto central de la jornada de clausura

Pote de berzas con su compango, arroz con leche y sidra 'asgaya'. Un menú típico asturiano y de contundencia fue el que degustaron ayer un centenar de personas que se acercaron a la Casa Municipal de Cultura para disfrutar de la segunda y última jornada de la XIV Seronda, organizada por la Federación de Asociaciones Xuntanza, la Fundación Municipal de Cultura de Avilés y Estaya de la Llingua.

Durante dos jornadas la feria ha impregnado en la ciudad el olor a asturianía, con sus castañas asadas primero y con una comida popular en la que el pote y el arroz con leche fueron los protagonistas. El programa de la feria consiguió unir a adultos y niños bajo su carpa, como centro neurálgico de actividades. Si el viernes el amagüestu reunía a grupos de familias y amigos, la jornada de ayer no fue menos.

La organización puso mesa y mantel para un centenar de personas, que prefirieron combatir a la niebla y el frío otoñal con un buen pote asturiano, al que no le faltó detalle. A las 14.30 horas estaba prevista la hora oficial de comienzo de esta reunión gastronómica popular aunque algunos de los comensales ocuparon sus sitios minutos antes. Con las 'potas' calientes y los platos colocados, los comensales hicieron colas para recoger sus raciones. Primero las berzas, después el compango y por último el postre, que en esta ocasión seguía la tónica general del evento y se preparó arroz con leche.

Mientras los primeros se dirigían a sus sillas, los últimos de la cola destacaban «el buen olor» que desprendía la comida y esperaban que llegara su turno para probar el pote. Para hacer más amena la espera los culines de sidra se escanciaban en plena plaza Álvarez Acebal. «Que sería de una feria asturiana si no hubiera sidra asgaya», comentaba Daniel Fernández, mientras echaba un 'culín' a un amigo.

Actividades para todos

Niños y adultos compartieron mesa ayer y es que esta edición de la feria ha buscado llegar a la población más joven de Avilés para que descubran las tradiciones asturianas, organizando actividades para escolares e invitándoles a participar de sus degustaciones de productos tradicionales.

Los más pequeños se sumaron ayer también a la fiesta y, además de probar los platos del día, jugaron e hicieron fotos en el photocall de entrada para llevarse un recuerdo a casa de esta feria. Un panel por el que también pasaron varios grupos de amigos que, entre risas, jugaban con los personajes y la decoración de la feria.

Previo a la comida se organizó una sesión vermú en la que actuó el grupo de pandereteros Afoutos, llegados de Galicia.

A las seis de la tarde volvía a abrirse la carpa tras un breve cierre tras la sobremesa para las actuaciones que servirían de clausura de esta edición. Los primeros en pasar por el escenario de la carpa fueron los miembros del grupo Xareu d'Ochobre, que realizaron una muestra de bailes regionales para todos los presentes. Los artistas Anabel Santiago y David Varela fueron los encargados del concierto principal de la tarde.

La asturiana interpretó algunas de sus canciones más conocidas. Y por último, la XIV Feria de la Seronda clausuró su programa con una verbena popular, que amenizaron las bandinas Caldo y Os Rabizos y El Koku la Manzana.

Aunque la feria de la Seronda cerró las puertas de la carpa de la plaza Álvarez Acebal ayer por la noche, continúa abierta la exposición 'Mitos Asturianos' de Javier Iván Villa Vilchez, que se podrá visitar todavía a lo largo del día de hoy en la planta baja de la Casa Municipal de Cultura de manera gratuita.