El Comercio

Miguel Ángel Alonso Treceño con su libro.
Miguel Ángel Alonso Treceño con su libro. / JOSE PRIETO

Miguel Ángel Alonso Treceño debuta en la poesía

  • El fotógrafo avilesino recopila 240 haikus en su primer libro, 'Cinco siete cinco'

Miguel Ángel Alonso Treceño sonríe, siempre suele sonreír, pero más cuando se le pregunta por el origen de 'Cinco siete cinco, colección de haikus' (Ediciones Camelot) su primer libro de poesía que, a lo largo de octubre, ha ido presentando en varias localidades asturianas, en una gira donde no faltó su Avilés natal.

«Siempre me gustó escribir. Publiqué en Twitter algún haiku y también en mi bitácora. Más tarde mandé unos haikus a la revista 'Maremágnum'. Me pidieron un currículum para acompañarlos y dije que estaba preparando un libro», explica antes de desvelar que, en ese momento, el volumen aún no existía.

Pero no se trataba de dejar mal a la publicación. Así que Alonso Treceño recopiló 240 haikus e inició un recorrido por editoriales hasta que Camelot lo incorporó a su colección de poesía. «En realidad son 241 poemas porque el sumario está escrito como si fuese un haiku», explica este admirador de la cultura oriental que titula el libro con el número de sílabas de los tres versos del haiku.

Si debe recurrir a una palabra para resumir el contenido de su poemario, ésta es la de variedad. Y es que agrupa desde textos donde la influencia oriental es evidente a temas cotidianos.

Sin duda, una influencia de su amplitud de lecturas, que cubren desde Mario Benedetti y su 'Rincón de haikus' a la escritura aforística, clásicos orientales, poesía japonesa o española.

Combina su latido poético con la fotografía, que enseña en la Escuela de Artes y Oficios, además de haber ganado diferentes reconocimientos. «No influye mucho un campo en otro», asevera.

De momento sigue escribiendo (recientemente quedó segundo en un concurso de haikus en Barcelona), aunque no desvela cuando publicará nuevos libros. «Tengo una idea y la escribo, luego la corrijo. Suelo corregir mucho. Si volviese a leer 'Cinco siete cinco' estoy seguro que corregiría algo». Y se ríe.