El Comercio

Panadería Avilesina invierte 750.000 euros en una nueva ampliación

Fernando González Agra en las actuales instalaciones de Panadería Avilesina.
Fernando González Agra en las actuales instalaciones de Panadería Avilesina. / JOSÉ PRIETO
  • La empresa trasladará antes de diciembre su centro de elaboración del PEPA a una nave en Tabaza donde ocupará 1.000 metros cuadrados

Panadería Avilesina invertirá 750.000 euros en el traslado de sus instalaciones del Polígono Empresarial Principado de Asturias (PEPA) a Tabaza, donde abrirá un nuevo obrador con una superficie de 1.000 metros cuadrados y la maquinaria más moderna en el sector de la panificación. «Con esta inversión logramos una elaboración como la del obrador artesano y trabajar como una panificadora industrial», destaca Fernando González Agra, actual propietario de Panadería Avilesina. Con él, su familia alcanza la tercera generación en el sector.

«Como negocio, nuestra mayor dificultad son las mermas, fabricar y no vender. El problema es que no conoces las pautas de venta, nunca sabes exactamente la cantidad de pan que comprará el público», reflexiona González Agra. El desarrollo tecnológico es la vía para responder a esa interrogante, ya que los nuevos equipos reducirán algunos tiempos de fabricación.

Así, una de las estrellas de la inversión es la nueva maquinaria de amasado. Ha supuesto una inversión de unos 200.000 euros y el resultado de la masa final es imposible de diferenciar de la de elaboración manual, según señala Agra. También incrementará el número de hornos, con lo que logrará eliminar el horario nocturno y agilizará la respuesta a los seis despachos de pan de los que dispone en Avilés.

Fernando González Agra destaca la importancia de la mudanza que confía en realizar antes del puente de la Constitución. «Pasamos a ocupar 1.000 metros cuadrados y la nueva nave estará mucho mejor organizada que las actuales instalaciones», asegura.

Lo cierto es que el crecimiento de su actividad y sus nuevos proyectos han terminado por provocar el traslado del obrador del PEPA al que llegaron hace siete años. Sus instalaciones frenan el crecimiento de una empresa que, en la actualidad, genera 41 puestos de trabajo directos cuando en 1993 era un negocio familiar con cuatro empleados.

De momento, el traslado no significará un incremento de la plantilla, aunque Fernández Agra no lo descarta. «Se contratará a más personal en la medida que aumente la carga de trabajo. Tenemos posibilidades de que así sea, pero de momento no tenemos nada cerrado», afirma.

Una de las vías para ese crecimiento es Panisferio, una iniciativa personal de Fernando González Agra en la que ha puesto toda su pasión por el mundo del pan. «La idea surgió viendo las panaderías de Barcelona. Nos sacan treinta años en el mundo del pan y mi idea era lograr un local donde el cliente, al llegar, observase toda la oferta a su alcance», comenta.

Junto a ello, ha cuidado especialmente el diseño, con una estética donde domina la madera para evocar así la imagen de los comercios tradicionales. «La distribución parece desordenada, pero se ha establecido un criterio y se ha puesto de manera que se accede fácilmente a todos los productos», concluye.

Temas