El Comercio

Los gestores de Melca defienden la recuperación de su compañía Arside

Daniel García Becerril, a la derecha, a su llegada a la sede de CC OO Asturias el pasado septiembre.
Daniel García Becerril, a la derecha, a su llegada a la sede de CC OO Asturias el pasado septiembre. / M. R.
  • Aseguran que la empresa auxiliar tiene carga de trabajo para un semestre después de varios meses sin actividad y confían en recuperar su normalidad

Los actuales gestores del Grupo Melca defendieron ayer sus esfuerzos por recuperar la actividad en Arside, una empresa auxiliar especializada en fabricación de reductores y otras estructuras mecanizadas, que, en la actualidad, cuenta con carga de trabajo para un semestre después de un tiempo sin entrar apenas pedido.

En las últimas semanas, se ha reforzado la plantilla con la contratación de un nuevo responsable de taller, además de convertir un puesto ocupado por un empleo de una ETT en personal fijo. Desde el actual equipo gestor de Melca se señala que, con estos gestos, «se demuestra nuestra apuesta por la recuperación de la empresa».

Los datos del Registro Mercantil presentan una compañía en una situación mala, con una pérdida de empleo de manera constante, pasando de 49 personas en 2005 a 28 el pasado año. En 2014, la plantilla era de 35 personas. El pasado ejercicio se cerró con una cifra de negocio de 1.975.000 euros y unas pérdidas de 1.363.063 euros.

La tendencia confirma un cuadro negativo, toda vez que en 2014 la cifra de negocio había alcanzando los 2.407.125 euros y las pérdidas habían alcanzado los 659.730 euros. Con este cuadro económico, el actual equipo gestor señala que su objetivo es trabajar por la «viabilidad» de la empresa y conseguir la necesaria estabilidad económica.

Guerra de nervios

De esta manera, los actuales gestores del grupo Melca respondían ayer a las publicación en un diario regional de unas declaraciones de José Luis García Arias en las que vaticinaba el cierre de Arside.

La crisis desatada en el grupo Melca entre el que fuera su fundador y administrador hasta el pasado mayo, José Luis García Arias, que cuenta con el apoyo de su hijo mayor, Luis Miguel García Becerril, con su esposa, Isabel Becerril, y sus hijos Elena y Daniel, entra en una nueva fase con el inicio de declaraciones que avivan el enfrentamiento entre las partes y generan una incertidumbre que daña a la recuperación de las empresas.

A partir del próximo mes de diciembre se sucederán los diferentes señalamientos para las causas abiertas en el Juzgado de lo Mercantil de Gijón y lo Civil de Avilés para dilucidar los diferentes enfrentamientos entre las partes.

El acuerdo entre ambos parece muy lejano. José Luis García Arias recuerda que la definición de los actuales gestores es de «liquidadores» y que terminarán disolviendo la totalidad del grupo empresarial por él creado. Mientras, los nuevos gestores aseguran que su voluntad es reflotar a las sociedades, cuestionando la manera de gestionar de García Arias.

Temas