El Comercio

Vicente Pañeda.
Vicente Pañeda. / S. L.

El arcipreste insta a las parroquias a vetar al coro al que pertenecen los denunciados

  • «No sé quién tiene razón, pero ninguna cuestión se resuelve mediante una agresión física», dice Vicente Pañeda

El arcipreste de Avilés, Vicente Pañeda, salió ayer en defensa del párroco Alfonso Abel Vázquez, a quien llamó para transmitirle su apoyo tras el violento episodio vivido en la Parroquia de Cristo Rey en Versalles el domingo. «No sé quién tiene razón y no me importa, el caso es que ninguna cuestión se resuelve con el uso de la fuerza y las descalificaciones personales, ni qué decir tiene con una agresión», sentenciaba ayer Pañeda en declaraciones a LA VOZ DE AVILÉS.

«He hablado con Alfonso para transmitirle mi apoyo, pero además he enviado una circular a todos los curas de la comarca para pedirles que se abstengan de acoger cualquier tipo de iniciativa propuesta por este colectivo», añadía el arcipreste. Pañeda recalca la importancia de mantenerse unidos «ante estos acontecimientos tan lamentables y la agresión a un compañero», pero subraya a su vez y con especial énfasis que «esto no se trata de corporativismo, diría lo mismo si hubiese sucedido al revés».

Así, el Coro Magnificat tendrá que demostrar su inocencia en el caso de que deseen actuar en emplazamientos religiosos tras el 'veto' del arcipreste de Avilés. Precisamente el pasado viernes, este nuevo proyecto, nutrido en gran parte por las llegadas provenientes del coro parroquial Cristo Rey, actuó en la iglesia vieja del Carbayo en Sabugo.