El Comercio

Manuel Hurtado, en la promoción de su primer libro.
Manuel Hurtado, en la promoción de su primer libro. / CITOULA

«Escribo sin guión, la novela me va divirtiendo», dice Manuel Hurtado

  • El escritor presenta hoy en el Aula de Cultura de LA VOZ DE AVILÉS 'La librería del callejón' que acaba de alcanzar su cuarta edición

El Aula de Cultura de LA VOZ DE AVILÉS, coordinada por Armando Arias y patrocinada por Cafés Toscaf, acogerá hoy martes, 8 de noviembre, en el salón Allegro Ma Non Troppo del Hotel 40 Nudos la presentación en Avilés de 'La librería del callejón' (La esfera de los libros), el segundo libro de Manuel Hurtado Marjalizo (Écija, 1962), que, publicado el pasado mes de abril, acaba de alcanzar su cuarta edición con las mejores perspectivas ante la campaña navideña.

«Es una sorpresa muy grata para todos. El libro gusta a lo lectores y es muy agradable ver como aparece en las listas de los más vendidos, junto con grandísimos autores. Estoy muy contento con lo que está sucediendo», explica Manuel Hurtado. Con su primer libro, 'La hora del Lobo Gris' fue finalista del XIV Premio Fernando Lara de novela.

Manuel Hurtado se mantiene en el terreno de la ficción histórica, en el que ya se desenvolvía en su debut literario. «No es una novela histórica. La ficción histórica te permite juntar personajes de ficción con personas reales y te facilita muchos juegos. Cuentas cosas que podían haber ocurrido», comentó.

Ello no impide que asuma la escritura con el máximo rigor que le lleva a «tener que dedicar varios meses de lectura a un tema concreto para poder escribir un párrafo», asegura. De todas formas, como prevención, concluye su libro con unas páginas en el que separa la parte de ficción y la historia para evitar confusiones en sus numerosos lectores.

«Época apasionante»

Con 'La librería del callejón', Hurtado se acerca al Madrid de 1940, con la Guerra Civil recién terminada y las potencias internacionales tratando de interferir en la política española. «Me gusta mucho la historia y, en esos años, Madrid escondía un submundo frenético con espías y las agencias de inteligencia intentando influir para decidir la posición de España en la Segunda Guerra Mundial. Una época apasionante», asegura.

En ese contexto, el pintor Adrián Fadrique regresa del exilio para recuperar a Amelia, su gran amor. De forma paralela, en el presente, el profesor Alejandro Piedra descubre un cuadro suyo y tratar de reconstruir la biografía de Fadrique, aunque no es la única persona interesada en el artista.

Manuel Hurtado compagina su actividad profesional con la escritura. Un esfuerzo titánico que, sin embargo, alimenta nuevos proyectos. En su conversación con LA VOZ avanza que ya trabaja en el que será su tercer libro «con el ritmo con el que puedo escribir».

Asegura que «no elaboro un guión. Avanzo con la inspiración, es más laborioso, pero también divertido porque la propia novela me va sorprendiendo. Mi novela me divierte».