El Comercio

«Esther dio a manos llenas, siempre que pudo, a todos los que lo necesitaron»

Frente a la urna con las cenizas de Esther Segovia, aparecen en primera fila, de derecha a izquierda, la hija y los padres de la periodista avilesina durante el funeral celebrado ayer en Sabugo.
Frente a la urna con las cenizas de Esther Segovia, aparecen en primera fila, de derecha a izquierda, la hija y los padres de la periodista avilesina durante el funeral celebrado ayer en Sabugo. / MARIETA
  • El sacerdote José Manuel Feito tiene un recuerdo especial para la periodista avilesina Esther Segovia durante el funeral en Santo Tomás

José Manuel Feito tuvo ayer un recuerdo emocionado para su exalumna y amiga Esther Segovia, la periodista avilesina fallecida el pasado viernes en su domicilio de Navia. Y lo hizo desde el púlpito de la iglesia de Santo Tomás -acompañado por el párroco José Antonio Montoto y de José María Martínez en el órgano, además de la lectura de un texto de los Evangelios por parte de Raimundo Abando-, en donde ayer se dieron cita numerosos amigos de la finada y de su familia, con motivo del funeral que se celebró en su memoria.

«Esther dio generosamente a manos llenas, siempre que pudo, a todos los que lo necesitaron», resaltó Feito en su intervención durante la misa, en la que la recordó como su alumna en las clases de Religión en el Colegio Estilo de Salinas. «En el 'examen final' se la habrá tenido en cuenta el amor por los demás, más que la fe que pudiera tener o no tener».

El sacerdote inició su homilía con unas frases que seguramente removieron a muchas personas o lo harán ahora al leerlas: «A veces, cuando llegamos a estas situaciones, desearíamos habernos portado mejor con los que hemos tenido a nuestro lado y no les hicimos el caso suficiente», o llegar a la conclusión de que «pudimos haber hecho más por ellos».

Los padres y la hija de Esther Segovia, así como su hermano y su sobrina, recibieron al inicio y al final del funeral las muestras de condolencia y cariño de muchas personas que ayer recordaban a la periodista, pero también a la niña que se había criado en Salinas. Las cenizas de Esther serán llevadas por su familia al Cabo Vidio, cumpliendo así una de las peticiones que les había hecho hace tiempo.

Esther Segovia falleció a los 54 años y se había iniciado profesionalmente en este periódico.