El Comercio

Juanjo Estrada, Raúl Montoya y José Vía, ayer en Avilés.
Juanjo Estrada, Raúl Montoya y José Vía, ayer en Avilés. / MARIETA

USO reclama una mesa para establecer un plan energético nacional hasta 2030

  • «Las empresas necesitan estabilidad y no la ruleta rusa de la subasta eléctrica cada año», considera el sindicalista José Vía

La subasta eléctrica se celebrará a partir del próximo lunes en el recinto ferial de Madrid, y la Unión Sindical Obrera no tiene buenas perspectivas. «Todo hace pensar que no va a haber una mejora», señaló ayer el nuevo secretario de Acción Sindical del sindicato, Raúl Montoya, presente en Avilés. USO denuncia que la subasta ya nace con el «lastre» que supone «una rebaja del 16% en el valor de los bloques de noventa megavatios y del 20% en los de cinco», y exige la convocatoria de una mesa de negociación para establecer «un plan energético nacional hasta el año 2030».

La petición ya se le ha hecho llegar al nuevo ministro de Energía, Álvaro Nadal. «Necesitamos un nuevo sistema que haga la energía más barata para que las empresas puedan ser más competitivas», defiende el secretario saliente, José Vía. «Lo que no hace falta es esta ruleta rusa que supone la subasta eléctrica cada año», denuncia, al tiempo que pide al Gobierno central gastar los 550 millones de la subasta. «El año pasado se gastaron 506, y temo que este se quede en unos 480», expone.

USO reclama abordar «con urgencia» el futuro de la energía industrial en España, donde es alrededor de un treinta por ciento más cara que en los países del entorno. «Hay que hablar las fuentes de energía, pactar un mix energético y alcanzar un acuerdo a largo plazo sobre la interrumpibilidad», señala Vía, que considera que esta es «la primera urgencia que debe atender el nuevo ministro».

El sindicato ha convocado una concentración este lunes en Madrid, como ya hiciera el año pasado, a la que acudirán delegados de todas las empresas electrointensivas, como Alcoa, ArcelorMittal o Asturiana de Zinc. «Hay que tomar una decisión política y decidir si se gasta o no todo el dinero, porque lo que el dinero ahorrado será en contra del empleo en las empresas que optan a los bloques de noventa megavatios», exige Vía, que denuncia que «El esfuerzo que están haciendo los trabajadores se lo están comiendo las eléctricas».

Efectos en la venta de Alcoa

Al mismo tiempo, el sindicato considera que el resultado de la subasta tendrá de gran importancia de cara a una eventual venta de las plantas de Alcoa. «Una subasta favorable sería un impulso decidido para cerrar esa operación, porque no es lo mismo ir con 27 millones en la cuenta de resultados que no llevarlos», asegura.