El Comercio

Elena y Daniel García Becerril, a la izquierda, con un grupo de sindicalistas en Oviedo.
Elena y Daniel García Becerril, a la izquierda, con un grupo de sindicalistas en Oviedo. / MARIO ROJAS

Aplazada una decisión sobre el futuro de Construcciones Avilés

  • La junta de accionistas de la sociedad del Grupo Melca celebrada ayer sustituyó a José Luis García Arias tras su dimisión

La junta de accionistas de Construcciones Avilés (COAVISA), sociedad del Grupo Melca, se reunió ayer con carácter extraordinario, tal y como estaba previsto, y decidió posponer una decisión sobre su futuro ante la falta de datos económicos que en condiciones normales tendría que haber aportado José Luis García Arias, que recientemente había presentado su dimisión irrevocable. Fue una reunión rápida, de apenas diez minutos, en la que sí se acordó el nombramiento de un nuevo administrador, recayendo en SIA, otra sociedad del grupo que pende de la matriz Cartera de Inversiones Melca S. L. 'En liquidación'.

Construcciones Avilés es la empresa que llevaba directamente Marcelino Villamarzo, fallecido el pasado mes de mayo, y que la había creado junto a José Luis García Arias. En la actualidad no tiene ya actividad, limitándose a gestionar su patrimonio inmobiliario. Cuenta con un solo trabajador, el hijo de Gonzalo Villamarzo, y recientemente había entrado en preconcurso.

El administrador único de la sociedad era José Luis García Arias, hasta la reciente presentación de su dimisión irrevocable. La sociedad tiene que afrontar un préstamo de la matriz del Grupo Melca, que fue analizado en la junta de accionistas de ayer. Ante la ausencia de todos los datos, la misma junta optó por aplazar en unos días las decisiones que se vayan a tomar

La reunión se desarrolló con normalidad, apenas duró diez minutos, según señalaron a este periódico fuentes de los nuevos administradores del grupo, Daniel y Elena García Becerril. Por su parte, Gonzalo Fernández-Villamarzo, como cabeza visible de los herederos de Marcelino Villamarzo, prefirió, a preguntas de LA VOZ, no pronunciarse sobre la junta de accionistas de ayer y posponer su análisis para más adelante.

Mientras tanto, sigue sin resolverse el enfrentamiento familiar en el seno del Grupo Melca, después de que José Luis García Arias dejara de gestionarlo por decisión de sus hijos y su esposa.