El Comercio

El desarrollo global, cosa de todos

Conferencia celebrada ayer en el Foro Solidario en la Factoría Cultural
Conferencia celebrada ayer en el Foro Solidario en la Factoría Cultural / MARIETA
  • FORO SOLIDARIO

  • El director de Políticas del Instituto de Salud Global de Barcelona urge la colaboración público-privada para un mundo mejor

Rafael Vilasanjuan Sanpere, director de Políticas y Desarrollo Global del Instituto de Salud Global de Barcelona, urge a acometer los diecisiete objetivos de desarrollo sostenible fijados en cumbre de la ONU en septiembre de 2015 porque, según recordó, ningún país ni ciudadano está ahora al margen de contribuir a un mundo más sano, seguro y con mayores oportunidades para todos. «Es una manera de pensar diferente. En estos tiempos de globalización, nadie se puede librar de contribuir. Ya no se trata de transferir recursos de los países ricos a los pobres. Se trata de preguntarnos y definir qué se puede hacer desde las administraciones locales, las autonómicas o las centrales, por lo que respecta a la parte pública, e interactuar con los actores privados».

Fue el principal mensaje de Vilasanjuan en la conferencia 'Desarrollo: las nuevas oportunidades', ofrecida ayer en la Factoría Cultural dentro del XIII Foro Solidario que se desarrollará hasta el jueves. El experto, que centró sus ejemplos en temas sanitarios -«los que mejor conozco»-, recordó que los objetivos marcados por los 189 países de las Naciones Unidas son «tremendamente ambiciosos», «de hecho, si fueran el programa de un partido político, diríamos que es utópico», pero esta altura de miras no exime a nadie de intentar cumplirlos. «Tenemos que planteárnoslo como meta y así diseñaremos un camino que podremos completar o no pero que ya nos ofrecerá la pauta. Si luego no llegamos, ya analizaremos el porqué. Pero es necesario que nos pongamos y lo hagamos ya porque la brecha entre los que tienen mucho y nada se va a acrecentado cada vez más».

En objetivos como el agua o la lucha contra el cambio climático, no diferirá demasiado el esfuerzo que tengan que realizar los distintos países, independientemente de su nivel de desarrollo. «Aunque cada país o cada región debe marcarse sus propios objetivos. No es lo mismo paliar la pobreza aquí que en Zimbaue, aunque debemos actuar en ambos lugares», afirmó.

Vilasanjuan, en declaraciones a este periódico antes de la conferencia, afirma que ya se están haciendo cosas, como la Cumbre del Clima que estos días se celebra en Marrakech y que confía que suponga un salto cualitativo respecto a la anterior de París, «de la que recogerá sus frutos», pero reconoce que se está tardando en avanzar y de esos quince años hasta el 2030, la meta marcada por la ONU, «solo nos quedan catorce». «Se han definido las metas y los indicadores, pero lo importante ahora es que los sectores público y privado se planteen qué pueden hacer. Cómo puedo aplicar estos objetivos desde mi empresa», apuntó.

La acción individual de cada uno es importante, pero el director de Políticas del Instituto de la Salud Global echa de menos en el gobierno central una «oficina transversal que sea capaz de articular a través de los distintos ministerios alguna política». «Se sigue considerando el desarrollo algo propio del Ministerio de Asuntos Exteriores y no es así», subrayó. «Todo eso se tiene que articular y debe ser parte de la agenda gobierno».