El Comercio

Detenido un refugiado iraquí por un intento de robo en un bar de la calle de Las Alas

El detenido, M.O.A., a su llegada ayer a mediodía a los Juzgados de Avilés.
El detenido, M.O.A., a su llegada ayer a mediodía a los Juzgados de Avilés.
  • El acusado quedó ayer en libertad con cargos y pendiente de un juicio oral que se celebrará este mes

  • De veinte años de edad, el hombre había llegado a Avilés este verano y reside desde entonces en un piso del centro de la ciudad

El reloj marcaba la una y media de la madrugada en la noche del domingo al lunes cuando los vecinos de la calle de Las Alas comenzaron a oír un enorme estruendo. Alguien se estaba liando a golpes con la puerta del establecimiento situado en el número 11 de esta estrecha vía peatonal, que ya había cerrado sus puertas. Su primera reacción fue llamar a la Policía, y casi de inmediato se personó allí una dotación de agentes de la Local. El hombre, al verse sorprendido, echó a correr tratando de huir, pero fue apresado en la plaza de España.

Este incidente podría quedar como uno más de la oleada de robos que en los últimos días han venido sufriendo distintos bares de la comarca si no fuera por la identidad del detenido. M. O. A. es uno de los refugiados que han ido llegado a Avilés a lo largo de los últimos meses procedentes del conflicto sirio.

El hombre, de origen iraquí y de veinte años de edad, llegó a Asturias a principios de verano dentro de un grupo más numeroso, y su destino fue Avilés. Desde entonces reside en un piso del centro de la ciudad y se encuentra a cargo de la oenegé Accem (Asociación Comisión Católica Española de Migraciones), encargada de recibir a su llegada a estos refugiados y proporcionarles acogida, además de asegurarles una asistencia integral en el ámbito sanitario, educativo y de integración social.

El robo en el que fue sorprendido no llegó a consumarse. El joven iraquí no consiguió acceder al bar ni sustraer dinero ni otro material, aunque sí destrozó una cristalera y la puerta de castaño de entrada al local, según relató ayer a este diario el propietario del negocio, Félix Escudero. No pudo llevarse nada, pero sí causó un perjuicio al local que aún está en proceso de reparación.

Tras su detención, los agentes de la Policía Local condujeron al iraquí a la Comisaría de la Policía Nacional, de la calle Río San Martín, donde permaneció hasta ayer por la mañana, cuando fue puesto a disposición del juez de instrucción. M.O.A. llegó a la sede judicial avilesina esposado y escoltado a mediodía, con una hora de retraso sobre lo previsto. Aparentemente tranquilo, prestó declaración ante la jueza acompañado de su abogada y de un intérprete, necesario debido a sus escasos conocimientos del idioma castellano.

En libertad con cargos

Solo lo hizo para negar los hechos, tras lo que fue puesto en libertad con cargos, acusado de un robo con fuerza en las cosas en grado de tentativa. Al no haber conformidad en el juicio rápido celebrado ayer, se procederá a llevar a cabo otro de carácter penal, que ha sido fijado para finales de este mismo mes de noviembre.

El robo cometido por M. O. A. está desligado de otros cometidos en otros locales de la zona. En fechas cercanas, la Policía Local también detuvo 'in fraganti' a otro individuo cuando salía de robar de un bar en el barrio de Versalles. Ese caso se relacionó con otros siete sucesos similares ocurridos en la comarca y, además, se vinculó al detenido con un grupo especializado en robos con fuerza en bares, pero estos operaban con herramientas y se concentraban en el vaciado de máquinas recreativas y de tabaco. Se desconoce, por otra parte, si era la primera vez que M. O. A. se veía involucrado en un incidente de este tipo.

El detenido el pasado fin de semana es uno de los diecisiete refugiados que hay establecidos ahora mismo en Avilés, de los 51 que han ido llegando a Asturias en diferentes fases a lo largo de los últimos meses, algunos de ellos -seis en Avilés- reubicados. Se reparten en pisos de hasta seis personas, y se encuentran bajo el paraguas de Accem, que no solo atiende a sus necesidades básicas, sino que además les proporciona otros servicios encaminados a lograr una integración en su nuevo hogar, desde clases de español a asistencia jurídica o apoyo psicológico para ayudarles a recuperarse emocionalmente de los horrores de la guerra que han sufrido en su país de origen. Esta detención es el primer incidente que consta con el grupo de refugiados, sirios e iraquíes en su gran mayoría, en toda Asturias.

Temas