El Comercio

Los jóvenes, contra el acoso escolar

Imagen de la reunión de un consejo de infancia celebrada este año en Avilés.
Imagen de la reunión de un consejo de infancia celebrada este año en Avilés. / MARIETA
  • Representantes de los consejos de la comarca mostraron sus inquietudes en el Encuentro Estatal de Participación

El Cuarto Encuentro Estatal de Consejos de Participación Infantil y Adolescente que tuvo lugar el pasado fin de semana en Santander se llevó a cabo con la colaboración de más de doscientos representantes organizados en cerca de medio centenar de agrupaciones de distintas localidades españolas, entre las que se encontraban Avilés, Castrillón, Candamo y otros catorce municipios asturianos. De la interacción y el debate entre todos estos jóvenes durante dos intensos días de trabajo surgieron alrededor de cuarenta propuestas en firme, que fueron recogidas en el 'Manifiesto de Santander'.

La voluntad final de los participantes es que los políticos escuchen sus consejos de mejora en áreas como la educación, la igualdad, la protección o la sanidad, así como que demuestren su compromiso con los niños en situaciones de más riesgo, los migrantes y refugiados. Entre las propuestas más repetidas abundan las referidas a la prevención del acoso escolar, tema que preocupa mucho en esta franja de edades. «Se debe hablar sobre ello desde bien pequeños y en todos los entornos, no sólo en el colegio, también en el hogar o en el centro de salud», explicaba Edita, una joven de dieciséis años.

En el encuentro abundaron las ideas claras, concisas y coherentes, hecho que demuestra una vez más la aptitud de los más pequeños para asimilar y tratar todos los temas de los que se compone su entorno, sin importar el grado de complejidad si se les proporcionan las herramientas de debate necesarias. Respecto al 'bullying', los jóvenes acordaron que se deben poner en marcha acciones concretas, centrando los esfuerzos en reforzar las medidas de conciliación familiar.

La mayoría de asuntos tratados fueron cuestiones, por desgracia, de inmediata actualidad, como es el caso de la petición de establecer una regulación más estricta de la venta de alcohol y drogas, tanto por parte de las instituciones como de los comerciantes. Los jóvenes hicieron también especial hincapié en los temas referidos a educación, sobre todo cuando se lamentaron del amplio volumen de carga académica que los profesores remiten a los hogares en lugar de su ejecución en las aulas. En esta línea, la demanda generalizada fue la de reformar en profundidad todo el sistema educativo y hacerlo accesible a todos los usuarios mediante la concesión de ayudas sociales a las personas con más dificultades económicas.

En cuanto a la situación de los niños refugiados y migrantes, se recogieron a modo de resumen las palabras expresadas por Celia, una joven de 16 años. «Los años siguen pasando y la situación incluso va a peor, por ello los gobiernos deben empezar a implementar acciones, dar ayudas y abrir las fronteras que hemos cerrado», manifestó. La base sobre la que se sustentaron estas muestras de apoyo al colectivo migrante y refugiado fue la de igualdad ante la ley. «Todos los niños y niñas son iguales ante la ley y por eso deben gozar de los mismos derechos, que son las leyes morales básicas de una sociedad», apunta el escrito final.

Los organizadores, entre los que se encuentra UNICEF y la Plataforma de Organizaciones de Infancia, califican de «éxito» este cuarto encuentro y prácticamente aseguran la continuidad futura del evento.