El Comercio

Acepta un año de prisión y cinco mil euros de multa por dar un puñetazo en la cara a una mujer

A. M. L. aceptó ayer un año de prisión y el pago de cinco mil euros en concepto de indemnización a la mujer a la que, en julio de 2015, le desprendió un diente tras propinarle un puñetazo en la cara cuando esta le advirtió que la dejara en paz y «corriera el aire» entre ellos. La suspensión del ingreso en prisión del condenado está condicionada al abono del dinero a la víctima.

El acusado aceptó, así, ser el autor de un delito de lesiones tras su violenta reacción en la plaza de Santa Ana, en Miranda, y en presencia de otras personas. Como consecuencia del golpe, la mujer sufrió una contusión fácil y perdió el incisivo superior lateral derecho. Además resultó afectada otra pieza que podría sufrir necrosis en el futuro.

El caso se resolvió en la Audiencia Provincial, en Oviedo, donde previamente se juzgó a dos jóvenes por un supuesto delito contra la salud pública. La Fiscalía los sentó en el banquillo al considerarlos culpables de la venta de droga a través de internet.

Las defensas de ambos varones, que niegan los cargos, presentaron varios informes sobre su adición a las drogas y los tratamientos de rehabilitación recibidos, y solicitan su absolución. Uno de ellos optó por acogerse a su derecho a no declarar, mientras que el otro reconoció usar la red para comprar sustancias para consumo propio pero nunca para vender. Negó ser la persona que estaba detrás de una cuenta de correo electrónico que le leyó la Fiscal y desconocer una serie de páginas que le citó.

Su madre, en calidad de testigo, confirmó que habían detectado el problema cuando el joven era menor y trataron de cortarle el acceso a las redes. Sus dos terapeutas en centros de Tarragona y Barcelona, confirmaron la desintoxicación del joven. La vista continúa hoy con la declaración de los policías de Madrid que firman el informe en el que la Fiscalía basa su acusación.