El Comercio

«La política energética debe estar al servicio de la política industrial»

Esther Alonso, en su intervención de ayer junto a Jaime Arias.
Esther Alonso, en su intervención de ayer junto a Jaime Arias. / MARIETA
  • La responsable de Energía y Medio Ambiente de ArcelorMittal y los directores de AZSA y Fertiberia reclaman medidas para equiparar el coste con el de la Unión Europea

Altos directivos de tres multinacionales electrointensivas asentadas en Avilés apelaron ayer a la necesidad de equiparar los precios de la energía en España con los del resto de la Unión Europea para favorecer la competitividad de la industria de alto consumo y evitar su deslocalización. «La política energética tiene que estar al servicio de la política industrial», manifestó ayer Esther Alonso, responsable de Energías y Medio Ambiente de ArcelorMittal, durante su intervención en las primeras jornadas regionales sobre 'Energía: coste y oportunidad, incidencia en el empleo', celebradas en el pabellón de congresos y exposiciones de La Magdalena bajo la organización de la Cámara de Comercio.

Junto a ella, Jaime Arias y Jesús Alberto González, directores, respectivamente, de las factorías de Asturiana de Zinc y de Fertiberia, integraron una mesa redonda bajo el epígrafe 'Negocio, producción e incidencia de los costes energéticos en la industria Asturiana'.

A modo de ejemplo, Alonso señaló que «mientras en Alemania el precio de la energía supone de media entre el 27% y el 30% del coste de producción del acero, en España puede elevarse hasta un 45%». Como vía para alcanzar la equiparación de costes energéticos que reclama señaló una serie de medidas que la Unión Europea, «consciente del creciente peso de la industria electrointensiva en el producto interior bruto y de su singularidad, ha puesto a disposición de los países miembros para eximir en parte a esta industria de esos costes y conjugar los objetivos de industrialización con los compromisos de la lucha contra el cambio climático. Países como Alemania o Francia las han implantado, pero España aún no».

Así, citó los costes de financiación de las energías renovables, «que pueden tener un tratamiento especial», los de transporte, «que no están adaptados a la industria electrointensiva», y las compensaciones indirectas por reducir las emisiones de dióxido de carbono. «Aquí es meramente testimonial. Si en algunos países se está dando a los altos consumidores el máximo permitido, 300 millones de euros en Alemania, en España nos quedamos en seis»

A menos de una semana vista de la subasta eléctrica, la responsable de Energías y Medioambiente de ArcelorMittal también se refirió a la ininterrumpibilidad. «Es una herramienta que han implantado todos los países, pero en España es la única», dijo al respecto.

Los directores de las plantas de Asturiana de Zinc en San Juan de Nieva y Arnao y de Fertiberia Trasona suscribieron de principio a fin el diagnóstico y las recetas señaladas por Esther Alonso. Ambos explicaron sus respectivos procesos de producción y la incidencia de los costes energéticos.

Jaime Arias los situó en el 44%, con un consumo que supone el 0,82 del total peninsular español y del 20% de Asturias. «Hay que aplicar las directrices de la Unión Europea para la industria electrointensiva, como exenciones a la financiación de renovables y compensaciones del coste indirecto del dióxido de carbono o a nivel impositivo. Mejorar el mercado eléctrico es clave para nuestra competitividad, y lo único que tenemos para solucionar este problema es la ininterrumpibilidad. Es necesario un cambio de modelo», reclamó.

Gas natural

En el caso de Fertiberia, la fuente energética con mayor peso en su proceso de producción es el gas natural. Con él se hace amoníaco -materia prima base de los fertilizantes- «y el 92% del coste de producir una tonelada de amoníaco está relacionado con el gas natural». La consecuencia del precio del gas natural en España es que «si el margen de beneficio de producir una unidad de fertilizantes es un euro, la media en Europa es de cinco y en Alemania, de diez», precisó Jesús Alberto González.

La diferencia «se pierde en inversiones que podrían generar empleo directo. Así lo tenemos complicado. El gobierno de España tiene que hacer algo para que podamos estar en las mismas condiciones que en el resto de Europa».

El director de Fertiberia Trasona también destacó la importancia de los fertilizantes. «Solo el 24% de la superficie de la tierra es cultivable, y la población crece un ritmo de ochenta o noventa millones de personas al año. Si en 1990 una hectárea alimentaba a dos personas se estima que en 2020 serán cinco, y la única fórmula eficiente de dar de comer a la tierra son los fertilizantes».

Los tres ponentes también coincidieron en que las únicas fórmulas para paliar el desequilibrio del coste energético son incrementar la producción, y mejorar la eficiencia, sin que ninguno de ellos se refiriera a la nóminas. El director de Fertiberia Trasona también añadió que «hay que echarle mucha imaginación y reducir el beneficio. Mucha gente piensa que la industria solo se dedica a sacar dinero para el empresario. Hay que trasladar que la realidad es que la empresa crea riqueza y puestos de trabajo, y que al empresario le gusta la gallina de los huevos de oro pero no para romperla en un día, sino para explotarla mes a mes».

La alcaldesa, Mariví Monteserín, estuvo presente en la inauguración. Durante su intervención defendió la necesidad de contar con una estrategia industrial «real y ambiciosa» que comprometa al territorio y que esté conectada con los planteamientos de la Unión Europea. El programa de hoy jueves, jornada de clausura, se abrirá a las nueve y media de la mañana.