El Comercio

SOMA-UGT reclama un «plan industrial» para asegurar el futuro de Saint-Gobain

  • Fernando Ureta asegura que «desde 2014 se desvía producción a Marruecos» y alerta «sobre el riesgo de morir de éxito»

El secretario general de la sección sindical de SOMA-UGT en Saint-Gobain-Avilés, Fernando Ureta, reclamó ayer a la dirección un plan industrial que despeje incertidumbres sobre el futuro de las instalaciones en la ciudad. Las declaraciones de Ureta se realizan un día después de que la sección sindical de Comisiones Obreras alertase sobre la reducción de la carga de trabajo para 2017 de un 11% en el centro de Avilés.

Ureta recordó que «desde 2014, ya venimos denunciando el traslado de producción a Marruecos. Las previsiones para el próximo año van en la misma línea». De esta manera, se alcanzarán tres años de reducción progresiva de la producción en las instalaciones de La Maruca, hasta el punto de colocarse por debajo de sus niveles de viabilidad.

El sindicalista considera que es necesario lograr «un plan industrial» con un compromiso de inversiones que lance un mensaje claro sobre el futuro de la actividad industrial de Saint-Gobain en la comarca.

En este sentido, desde SOMA-UGT se apoya la propuesta de Comisiones Obreras de generar un amplio frente social para lograr que la dirección de la multinacional del vidrio muestre de manera clara su compromiso con la continuidad de su actividad en la ciudad. «Habrá que estudiar todo tipo de medidas para lograrlo», afirmó.

También a Polonia y Chequia

Y es que Fernando Ureta no ocultó ayer su miedo a que las instalaciones de Avilés «mueran de éxito» a corto plazo. Según sus declaraciones, en los últimos años la dirección desvía la producción de Avilés a otros centros, en Marruecos, pero también en Polonia y Chequia, después de haber definido el proceso industrial en La Maruca. «Se trata de nuevos modelos, donde aquí, con la experiencia y el conocimiento adquiridos, logramos definir los parámetros adecuados para la producción. Una vez que logramos esos datos, la dirección desvía la producción a otras fábricas con unos equipos técnicos como los nuestros, pero con unas condiciones laborales mucho peores», afirmó.

El representante sindical de UGT confía en que estos planteamientos de la empresa no sea una manera de influir en la negociación del convenio colectivo para Saint-Gobain que debe abordarse el próximo año.

El pasado jueves, la sección sindical de Comisiones Obreras denunciaba en una nota interna que las previsiones de la multinacional cristalera pasan por reducir un 11% la producción de parabrisas en la fábrica de Avilés, lo que afecta directamente a su viabilidad. Además, el sindicato asegura que la producción se desvía hacia otros centros del grupo, especialmente el de Marruecos, con lo que se teme una deslocalización.