El Comercio

«Los donantes vivos son héroes»

El doctor José María Baltar, ayer en el Hospital Universitario San Agustín .
El doctor José María Baltar, ayer en el Hospital Universitario San Agustín . / JOSE PRIETO
  • «Queremos que la sección crezca y sea atractiva para los profesionales, no ser un hospital de paso»

  • José María Baltar Martín Jefe de la sección de Nefrología del HUSA

Jefe de la sección de Nefrología en el Hospital Universitario San Agustín, el doctor José María Baltar Martín habló ayer en la I Jornada sobre el Enfermo Renal sobre el trasplante entre vivos, una opción que cobra peso ante el descenso de los fallecimientos por accidentes de tráfico y el incremento de la media de edad de los donantes muertos. En lo que va de año, ya se han realizado cuatro de estas donaciones en Asturias, una cifra que, de mantenerse la tendencia como en el resto del mundo, irá en aumento.

El trasplante entre vivos se limita a personas con parentescos o amistades íntimas. ¿Es posible romper ese círculo o existe una barrera cultural?

En España, la donación es altruista, voluntaria y sin móvil económica. Lo lógico es que los donantes siempre conozcan al enfermo y no tengan ningún interés económico. Pero parece que cambia la tendencia y aparece lo que se llama donante no emparentado. En países como Estados Unidos ha incrementado sus tasas de donación y ya son más del 50%.

¿A qué se debe ese cambio?

Realmente son cambios culturales de la sociedad. Va emparejado a otras formas de pensar y de ver la vida. Nuestras sociedades han sido, tradicionalmente, más familiares, basadas en más motivos religiosos. Las motivaciones van cambiando e, incluso, un donante que es cuidador se plantea la donación porque la vida de la pareja será más fácil. También hay amigos que tienen la motivación de hacer algo por alguien.

¿No llama la atención ese aumento de no emparentados?

Sí. En España hemos tenido poco casos, como ese policía que donó una parte de su hígado a otro agente que lo necesitaba. En todo caso, es gente muy especial. Son personas que cumplen los objetivos de altruismo. Y, desde luego, son héroes modernos.

Asturias es una de las regiones de España con más donantes, ¿a qué se debe?

En general se produce en todo el norte de España. No sé muy bien los motivos. En Asturias estamos por encima de la media nacional, aunque no llegamos a las tasas del País Vasco y Navarra. Quizá influya que estos programas hayan tenido más éxito aquí, un mejor desarrollo. En Asturias, hemos contado con Jesús Otero que ha hecho una labor fabulosa.

De su ponencia, se desprende la idea de que en Asturias, los nefrólogos trabajan de forma intensa en red.

Sí, es cierto. A todos nos gustaría que lista de espera para trasplantes estuviese informatizada para poder trabajar todos sobre ella. Existe mucha comunicación con los compañeros de Oviedo para incluir pacientes y abordar su situación.

En Avilés, se ha producido un relevo generacional. ¿Es la clave para asumir los próximos retos?

Sí. Este ha sido un hospital de paso y nuestra idea es que la sección debe crecer, ser atractiva para los profesionales que vengan de manera que no piensen en marchar sino en desarrollarse como médicos. Para ello necesitamos tener todas las técnicas posibles y que se justifiquen por su relación coste-eficiencia.

Los pacientes han elogiado de manera unánime la calidad humana de Nefrología. ¿Es la mayor satisfacción posible?

Desde luego. Haces medicina para el paciente y cuando ves su respuesta quedas encantado.