El Comercio

La concejala Ana Hevia, durante un pleno.
La concejala Ana Hevia, durante un pleno. / MARIETA

Somos e Izquierda Unida piden que dimita Ana Hevia

  • «Su modelo de alegación es como el de Cristina de Borbón: dice que no sabía, que no le consta y que no le corresponde», critica Somos

Los grupos de la oposición llevaban meses reclamando el informe de los pagos irregulares de Festejos y el acceso al expediente, pero no fue hasta ayer a última hora de la mañana cuando, una vez convocada la comisión extraordinaria de Hacienda, se les facilitó una clave para poder acceder a la documentación y, de hecho, algunos concejales no tuvieron tiempo de consultarla o, al menos, no de hacerlo detenidamente. Las primeras reacciones llegaron por parte de Somos e Izquierda Unida, que coincidieron en exigir la dimisión de la concejala responsable del departamento, Ana Hevia, algo que el Partido Popular ya había pedido el pasado mes de junio.

«El modelo de alegación de la concejala es como el de Cristina de Borbón: se limita a argumentar que no sabía, que no le consta y que no le correspondía», dice el edil de Somos Primitivo Abella, que pone sobre la mesa que «por mucho menos que eso la gente dimite, y aquí lo único que pretenden es abrir un expediente a un trabajador municipal». Abella sostiene que la cuenta de pagos a justificar de Festejos era mancomunada y que para realizar cualquier operación se necesitaba la firma tanto de Hevia como del gerente de Festejos.

«La única responsabilidad que se le puede pedir al trabajador es la de no haber denunciado todas estas irregularidades», señala el edil de la formación morada, que argumenta que «no se trata de un funcionario con una cierta autonomía», sino personal laboral. Así mismo, también recuerda que la propia concejala explicó el pasado junio que el dinero se había utilizado para abonar otros servicios diferentes a los que figuraban en los justificantes de pago. « Ana Hevia ya conocía el 'modus operandi' del departamento», expone el edil.

Argumentos similares son los expuestos por Izquierda Unida. Su portavoz, Alejandro Cueli, explica que «se señala claramente como responsables del mal uso del dinero a un trabajador y a una concejala que, para nosotros, es la máxima responsable». A su juicio, Hevia «no ha sabido corregir estas prácticas irregulares», y considera que «el único camino que le queda es presentar la dimisión incluso antes del miércoles».

Cueli habla de «escándalo», sobre todo por el hecho de que en los expedientes municipales consten documentos con las firmas falsificadas de los miembros de charangas desaparecidas, y critica también algunas de las prácticas habituales del departamento de Festejos, como que figure la emisión de cheques al portador, prohibida por la normativa municipal. «La concejala debe sacar los pies de la administración pública porque esta claro que no es capaz de manejar el dinero público de acuerdo a las normas», apostilla.