El Comercio

La auditora externa desvela anomalías reiteradas en Festejos

Grupos participantes en el desfile de Antroxu.
Grupos participantes en el desfile de Antroxu. / MARIETA
  • Las irregularidades no se limitan a los premios del Antroxu, sino que también se dan en facturas de distintos proveedores

El departamento de Festejos estuvo años justificando pagos en 'B' por premios que, en realidad, no se habían otorgado, abonando dinero a personas o entidades sin que constase ningún justificante, emitiendo cheques al portador y realizando transferencias bancarias sin las firmas requeridas. El expediente abierto para tratar de esclarecer el caso de los pagos irregulares en el departamento de Festejos pone de manifiesto un funcionamiento caótico y múltiples anomalías relacionadas con el funcionamiento económico de este área, según detalla el informe de la auditoría externa contratada a Global Local Audit para apoyar la investigación interna.

Esa auditoría habla de «incumplimientos relevantes» en las normas que rigen la gestión de la cuenta bancaria a la que se cargaban los pagos a justificar. «Se observan disposiciones de efectivo y operaciones registradas que no se corresponden con la finalidad que motivó los diferentes pagos», explica el texto, en el que el auditor se plantea incluso que debe ser cuetionada «la integridad de los fondos públicos que han sido administrados a través de la referida cuenta».

Sólo se han analizado los pagos realizados desde el año 2013 hasta mediados del presente 2016, y en este periodo figuran como habituales cargos a las charangas Los Diaños y los Españolitos, ambas disueltas a principios de la década, para tratar de justificar así el dinero que salía de la cuenta de Festejos para pagar diferentes servicios realizados para el departamento por otras personas que no presentaban factura, aunque las anormalidades en las transacciones económicas llegan más allá y parecen haber sido una práctica habitual.

Estos pagos se realizaban mediante la emisión de cheques al portador, una práctica prohibida por la propia normativa municipal, pero que ha imperado en el área de Festejos hasta este mismo año. Hace meses que se solicitó a Liberbank una copia de esos cheques, para comprobar quién los había cobrado. En el reverso debían figurar la firma y el DNI de la persona que había acudido a la oficina bancaria para retirar el dinero pero, en la mayoría de los casos esos datos no figuraban, por lo que no ha podido comprobarse si la persona que recibió el dinero era, efectivamente, la que figura en los expedientes municipales como perceptora del mismo.

De los premios del Antroxu correspondientes al año 2013, por ejemplo, hay 3.305 euros abonados cuyo destino no ha podido comprobarse. Los importes oscilan entre los 70 y los 650 euros, todos ellos cobrados a mediados del mes de febrero y que se corresponden a diversos eventos, desde el Descenso de Galiana a la Gimkana Automovilística, el Festival de Murgas o el Desfile de Carnaval. Ese mismo año también ha aparecido un cheque, por valor de 1.000 euros, correspondiente al tercer puesto del descenso, que fue cobrado por una persona cuyo número de DNI no coincide con el de ninguno de los premiados.

Múltiples incongruencias

Además, se otorgaron supuestamente premios a la participación tanto a Los Diaños como a Los Españolitos, cuando ya no existían. De los 2.200 euros supuestamente cobrados por la primera de las formaciones, se sabe que 1.128 de ellos fueron pagados a una persona ajena a la formación, y que figura en otras facturas como organizador del Antroxus Dance de ese mismo ejercicio.

Este modo de actuación se repite en los años siguientes. Los premios se abonan mediante cheques al portador que, en muchos casos, no fueron firmados en la entidad bancaria por lo que se desconoce la identidad de sus destinatarios. Las complicaciones se incrementan porque no se han aportado varias de las actas correspondientes a los premios de los distintos concursos, por lo que tampoco se sabe quienes fueron los ganadores de aquellas gratificaciones económicas.

Varios de los importes abonados no se corresponden a los aprobados en el decreto, es decir, que difieren las cuantías, de forma que el importe que figura como correspondiente al premio no es el mismo que se escribió en el cheque. No es la única anomalía de este tipo, sino que algunos de los grupos que figuran como ganadores en las actas que sí se han aportado no son los mismos que firman el recibí.

El descontrol resulta especialmente evidente en algunos casos, como los premios a las charangas de este mismo año. Se aprobó por decreto un premio a Los Diaños pero, sin embargo, el recibí aportado figura a nombre del grupo Los Españolitos, cuando ni uno ni otro participaron en el Carnaval ni recibieron dinero alguno. Los pagos justificados falsamente mediante un recibí eran de 165 euros por cada una de las cuatro personas que figuraban en el documento.

La realidad es bien diferente. Los cheques que realmente se expidieron eran por cuantías muy distintas a esa: 180, 230 y 250 euros, y no se correspondían ni siquiera a pagos del Antroxu sino de otros eventos, como la Gala del Deporte o la Cabalgata de Reyes. En muchos de estos casos, según ha podido saber este diario, era el propio Ayuntamiento el que instaba a los cobradores a no presentar factura, ofreciéndoles la posibilidad de pagos en negro.

En el proceso de investigación han podido comprobarse, además, diferentes irregularidades en otro tipo de facturas ajenas a los premios. Hay facturas emitidas por empresas o entidades que no son las mismas para las que se aprobó el gasto. Es decir, que el proveedor se cambió en algún momento sin que conste en el expediente. También ha casos en los que los importes abonados no se corresponden con los facturados pero, sobre todo, los casos más numerosos son aquellos en los que las facturas se han considerado como exentas de IVA o no se ha retenido la cantidad correspondiente al IRPF.

«Entre los justificantes presentados se observa un elevado número de los mismos que tienen un formato similar y no han sido emitidos con papel preimpreso del proveedor y no incorporan anagramas ni otros elementos distintivos del mismo», señala la auditoría, de lo que puede deducirse que no habrían sido realizados por las personas que supuestamente los presentaron sino por otras.

La empresa auditora requirió los cheques de todos los pagos a justificar de los cuatro últimos ejercicios, pero no todos fueron remitidos para la investigación. Hay 52.842 euros abonados de los que no ha podido comprobarse su destino real. Se corresponden a cantidades muy diferentes, que van desde los 120 euros del más bajo hasta los 22.990 euros del más elevado.

Movimientos sin firma

Las irregularidades, no obstante, no afectan sólo al Ayuntamiento, sino también a la entidad bancaria. La cuenta de pagos a justificar es mancomunada, y los movimiento requieren la autorización y la firma tanto de la concejala de Festejos como del gerente del área. Sin embargo, desde mayo de 2013 a agosto de 2015 constan hasta una veintena de operaciones por un valor conjunto de 38.252 euros que se realizaron con una sola firma, generalmente la del gerente de Festejos. Otros 26 movimientos se llevaron a cabo sin que mediase firma alguna. Suman 33.013 euros.

Temas