El Comercio

La FSA plantea que la subasta pueda ser bienal o trienal

  • Los socialistas critican a Izquierda Unida por «alinearse junto al PP y Podemos» para rechazar su propuesta

La Federación Socialista Asturiana (FSA) reclamó ayer que se modifique el sistema de subasta de derechos de interrumpibilidad o subasta eléctrica, por lo menos en los paquetes de noventa megavatios, que son los que más necesita la gran industria.

La propuesta de los socialistas asturianos es que la adjudicación tenga una vigencia bienal o trienal. «Favorecería mejor la planificación de la empresa y, por lo tanto, garantizaría una mayor inversión a medio plazo», aseguraron ayer en una nota de prensa en la que expresaban su «satisfacción» por los resultados de la subasta que, «de confirmarse», garantizarían «al menos durante un año la estabilidad en la actividad y el empleo en la planta de Alcoa en Avilés». La FSA aprovechaba ayer para criticar la opinión de Izquierda Unida en política energética ante la propuesta que se debatirá este viernes en el pleno de la Junta General del Principado.

Los socialistas reprochan a la coalición de izquierdas su alineación junto con PP y Podemos para rechazar la propuesta del PSOE en la que se insta al Gobierno central a «modificar la planificación de las redes de transporte de la energía eléctrica, incorporando las prioridades propuestas por el Gobierno del Principado y los demás agentes regionales implicados».

Los socialistas aseguraron «no entender» el rechazo de IU a su propuesta para «revisar y reformar de manera consensuada el sistema de configuración de la energía eléctrica para los consumidores domésticos e industriales». En el caso del sector industrial se demanda «conseguir un suministro eléctrico competitivo, estable y predecible».

En su propuesta, los socialistas defienden que en ese análisis se tengan en cuenta «todos los factores que integran el precio final de la energía eléctrica y no sólo la retribución del servicio de gestión de la demanda de interrumpibilidad para los grandes consumidores industriales; así deberían analizarse los costes del sistema, los peajes, los procedimientos del mercado eléctrico, las figuras impositivas y el conjunto de los servicios de ajuste».

Venta de Alcoa

Por su parte, el portavoz de Izquierda Unida en la Junta General del Principado, Gaspar Llamazares, defenderá el viernes que el gobierno asturiano, junto con el ejecutivo gallego, «realice un seguimiento activo de la venta de Alcoa», además de modificar el modelo de subasta eléctrica. La Federación Socialista Asturiana avanzó ayer su apoyo a la moción que presentará la coalición de izquierdas.

«Nos ha vuelto a salvar la campana, pero puede llegar un día en que no sea así. Nosotros queremos una garantía de futuro para el conjunto de la compañía y los empleos de Avilés», afirmó Gaspar Llamazares sobre su propuesta.