El Comercio

La pesca aumenta un 10% en octubre impulsada por las descargas de merluza

Barcos amarrados en el muelle pesquero.
Barcos amarrados en el muelle pesquero. / MARIETA
  • La facturación creció un 24% con respeto al mismo mes del año anterior pese al temprano cierre de la costera del bonito

Octubre no fue un mal mes para la lonja de pescado de Avilés. Pese al prematuro e inesperado fin de la costera del bonito, el día 5, el volumen de subastas ascendió a 796.493 kilos, un 10% más que en el mismo período del año pasado, con un valor en primera venta de 2.850.267 euros. En este apartado el incremento porcentual es superior, el 24%, para situarse en 2.850.033 euros, 555.033 más que en octubre de 2015. Con todo, el volumen de pescado subastado en la lonja en lo que va de año acumula un descenso del 25,3%.

La explicación al repunte registrado en octubre se encuentra en la merluza. Se subastaron 433.053 kilos, más del doble que en el mismo mes del año pasado, cuando la cifra se quedó en 192.629 kilos. Pese al aumento de la oferta se pagó a 4, 46 euros, dieciocho céntimos más que en octubre de 2015, con lo que los ingresos ascendieron a 1.932.725 euros, el 67,81 del total de octubre. El año pasado fueron 834.223 euros, el 35,91% del total, 2.295.234.

Las descargas de pixín también experimentaron una notable mejora. Fueron 11.626 kilos, 10.366 del blanco y 1.260 del negro, con una facturación de 67.172 y 12.260 euros, respectivamente, lo que arroja un total de 79.432 euros. En octubre del año pasado las descargas de ambas especies se limitaron a 7.383 kilos, con un valor en primera venta de 55.828 euros.

En cuanto al bonito, la costera se cerró más temprano que nunca a raíz de una inesperada decisión del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente. En esos cinco días y en las posteriores descargas de barcos que aún se encontraban faenando cuando se decretó el final de la costera ascendieron a 2.543 kilos por valor de 10.393 euros, apenas el 0,36% de la facturación total del mes. A modo de comparación, en todo octubre de 2015 se subastaron 107.199 kilos por valor de 477.526, el 20,81% del total, y la costera se prolongó hasta bien entrado noviembre.

Al margen de la merluza y el pixín en octubre también se vieron por la lonja de Avilés algunas cajas de besugo, pesquería en franco retroceso. Fueron 348,95 kilos, una cantidad ínfima pero al mismo tiempo muy superior a la de octubre del año pasado, quince. Pasó a 19,32 euros. El pasado mes también se subastó bocarte, 2.135 kilos, si bien el grueso de la otoñada no llegaría hasta primeros de noviembre.