El Comercio

Eva Fernández.
Eva Fernández. / TALLER DE MÚSICS

«No se valora lo suficiente el trabajo de los jóvenes músicos»

  • Eva Fernández , Saxofonista y vocalista de jazz

  • La artista catalana llega mañana al Niemeyer a partir de las 21 horas junto a su 'Group', otros cuatro intérpretes con trayectorias consagradas

Hacerse un hueco en la industria musical nunca ha sido fácil, pero la hazaña se vuelve más desafiante aún cuando apenas has finalizado la etapa formativa. Es el caso de la catalana Eva Fernández (Barcelona, 1994), quien pese a su juventud ya ha sonado fuerte acompañada de su saxofón en múltiples salas de conciertos en la zona mediterránea. Ahora la joven música se embarca en una gira por toda España acompañada de su 'Group', cuatro artistas consagrados que la ganan en experiencia pero no en ganas. Mañana sábado a partir de las 21 horas llegan al Centro Niemeyer.

¿Qué ha supuesto para usted la formación que ha tenido? ¿Diría que el talento innato es imprescindible?

Como en cualquier oficio, la práctica es lo que te lleva a mejorar y a poder aportar cosas nuevas a lo que haces. No sabría establecer el momento en el que me di cuenta de que me empecé a dedicar a ello de manera profesional. Cuando tocaba con trece años no lo hacía con menos profesionalidad que ahora, aunque es obvio que con la formación avanzas en la buena dirección, pero creo que no es una cuestión de horas ni de una fórmula matemática. En el mundo del arte en general creo que es necesario el talento.

Hace un tiempo le concedieron una beca para sus estudios musicales. ¿Cree que es necesario este tipo de ayudas para fomentar la educación artística entre los jóvenes?

La verdad es que sí. En Barcelona sólo hay una escuela superior de música pública (Esmuc), y aún así el precio de matrícula es más alto que en el resto de universidades públicas. Yo no habría podido pagar mi formación sin becas. Y ya no es la parte económica, creo que debería de haber más apoyo y espacio. A nadie se le ocurriría abrir sólo dos plazas de Medicina al año, que es lo que abren para cada instrumento en esta escuela pública. No hay espacio para todos los músicos jóvenes que estamos apareciendo porque aún no se valora lo suficiente nuestro trabajo.

¿Pide entonces más prestigio social?

Sí, de hecho yo me he encontrado varias veces en la situación de «¿y tú qué estudias?» y cuando digo que música todo el mundo me pregunta que con qué más lo compagino o cómo pienso sobrevivir. Es un tema muy complejo, por lo general tiene que haber más empuje a la cultura en España.

¿Por qué el jazz, es lo que se escuchaba en su casa de pequeña?

Fue más por azar. Me apuntaron a la Escuela de Música de pequeña y yo escogí el saxofón. Allí me encontré dando clase a Joan Chamorro, que es con quien he crecido como artista. Él es músico de jazz y fue lo que me enseñó.

¿Diría que Joan Chamorro ha sido su padrino?

Más que eso, diría que ha sido mi padre musical. Es súper bonito ver cómo he crecido a su lado, ha habido un esfuerzo grandísimo por ambas partes. Me ha puesto la música en la cara y me ha hecho enamorarme de ella. De hecho casi todos sus alumnos ahora nos dedicamos de manera profesional a esto.

Si tuviese que decantarse por sólo una cosa, ¿escogería el saxo o ser vocalista?

Ninguna, soy las dos cosas. No es una respuesta pacífica, realmente lo tengo clarísimo. Al final todo son herramientas que te ayudan a crecer como artista, no podría imaginarme sin una de estas dos facetas.

¿Cómo se siente en el nuevo proyecto de Eva Fernández Group?

Fue una idea de David (Pastor) como productor musical y del Taller de Músics. Para mí ha sido un auténtico regalo, aunque hay un punto como de desconexión con la realidad, porque ellos son artistas con unas tablas increíbles. Me sacan treinta años de ventaja y esto me obliga a trabajar mucho.

¿Nota mucho ser la benjamina?

Yo creo que hacemos una especie de tándem. Ellos me nutren con su experiencia, pero el 'fresco' que yo les aporto por el momento vital en el que estoy también se nota. Tampoco es que me sienta rezagada, ellos entienden mi situación y yo la suya.

Supongo que será su sueño, ¿pero cree que será posible que en el futuro viva exclusivamente de la música?

Ese es mi objetivo. Por lo que veo en mi entorno se puede hacer combinando los conciertos con dar clases y para mí enseñar a los demás como ha hecho Joan (Chamorro) conmigo sería un tremendo honor.

¿Qué espera de la gira por España?

Es como quitar el zoom, porque sabíamos que en Cataluña la gente respondía a nuestro trabajo, pero con el resto de España era arriesgarse. De momento está yendo genial y estoy viendo que muchas personas que vienen a vernos ya sabían del proyecto, lo que resulta muy gratificante.