El Comercio

Un mercado en familia

La actuación infantil del sábado por la mañana abarrotó el escenario del recinto.
La actuación infantil del sábado por la mañana abarrotó el escenario del recinto. / JOSÉ PRIETO
  • Los expositores coinciden en apuntar que es pronto para hacer una valoración, pero confían en firmar buenas cifras tras la clausura de hoy

  • El Market Way cumple el objetivo de atraer a padres y niños en su primera jornada

Aunque toda buena valoración debe hacerse tras la finalización de la cita en cuestión, parece que ayer en el Pabellón de La Magdalena los expositores presentes coincidían en apuntar la «interesante» afluencia de personas que, a primera hora de la mañana, no estaban demasiado animadas en cuanto a las compras. «Viendo el movimiento constante yo creo que las ventas empezarán fuerte esta tarde», destacaba Covadonga García, dependienta de un stand de calzado. Como el resto de feriantes y asistentes, la vendedora también señalaba la «notable mejora de la calidad del evento respecto a la edición pasada».

Heriberto Menéndez, coordinador de la Cámara de Comercio de Avilés, entidad organizadora, destacaba así la confirmación de este salto de calidad «buscado y planeado a base de mucho trabajo y análisis de los fallos anteriores». La magnitud es tal que Menéndez asegura que «el primer Market Way es este y no el del año pasado». En cuanto a los cambios más notables, llama la atención la introducción de un variado programa de actividades paralelas y la presencia de más de noventa expositores de productos muy variados. «La diversidad es, sin duda, el rasgo distintivo de este evento».

Dando un paseo por las diferentes zonas en las que se divide el Pabellón de La Magdalena, se puede apreciar fácilmente esta realidad; puestos de ropa, calzado, juguetes, repostería, vinos, productos extranjeros o bisutería se juntan en un mismo espacio para disfrute de los asistentes, que ven una oportunidad perfecta para adelantar sus compras navideñas. René Fernández, del expositor 'Mágicos Eventos', era precisamente uno de los comerciantes más contentos ayer por la mañana, ya que la masiva afluencia de familias al evento propició la salida de muchos de sus juguetes. «He notado que muchos padres mandaban a sus hijos a los hinchables para poder comprar los Reyes», comentaba entre risas.

Un poco menos animado se mostraba Ignacio Rodríguez, quien con su puesto de magdalenas ya ha visitado Avilés en más de una ocasión. «Estuve este año en el Mercadillo Medieval y fue alucinante, sin duda la mejor feria en cuanto a personas, organización y ventas en la que he estado este año, y no son pocas», señaló. «No descarto para nada que mañana tenga que retirar mis palabras, pero de momento no estoy viendo tanto movimiento como esperaba, la gente pasa pero es reacia a parar a mirar», continuaba. Su vecino de stand, el portugués Nuno Martins, coincidía con él en la apreciación, pero también entendía que «es lo normal en este tipo de citas, las cosas siempre se animan a última hora».

No faltó animación desde el minuto cero en la zona infantil, donde los más pequeños disfrutaron con la visita de Mickey, Minnie y Marshall de la Patrulla Canina, personajes que volverán esta mañana. La actividad de hoy se desarrollará igualmente de 11 a 21 horas y la amplia zona de Food Trucks estará abierta hasta medianoche para cubrir el horario de cenas.