El Comercio

El número de avilesinos con título universitario crece un 5,6% en diez años

Estudiantes avilesinos en una prueba de acceso a la Universidad.
Estudiantes avilesinos en una prueba de acceso a la Universidad. / MARIETA
  • Suponen el 21,8% de la población de entre 18 y 65 años, un punto por debajo de la media nacional, mientras que en Castrillón es del 23,8%

La población con estudios universitarios residente en Avilés creció un 5,6% entre 2001 y 2011, fecha en la que se publicó el Censo de Población y Viviendas más reciente. Así lo pone de manifiesto un estudio elaborado por el observatorio REGIOlab, integrado por un equipo de profesores e investigadores del departamento de Economía Aplicada de la Universidad de Oviedo. Pese a tal incremento la media de titulados universitarios entre la población de 18 a 65 años de edad se sitúa por debajo de la nacional, el 22,6%, y de la regional, el 22,5%, mientras que en Avilés es del 21,8. En Castrillón asciende al 23,8% después de haber experimentado en el período de referencia un crecimiento del 8,4%.

El estudio también señala que el porcentaje de población sin estudios ha descendido del 4,3% al 2,3% en Avilés y del 3,6% al 2% en Castrillón, mientras que el de aquellos que han completado estudios secundarios crece, respectivamente, del 32,1% al 37,6%, y del 28,5% al 36,3%.

A nivel regional las mayores tasas se localizan en Oviedo, el 33,2%, Gijón, el 25,2%, y en Castrillón, con el referido 23,8%. En el otro extremo se sitúan Langreo, con el 14,7%, y Mieres, con el 15,6%.

Respecto a la movilidad geográfica, el estudio revela que aproximadamente uno de cada tres trabajadores asturianos mayores de 18 años -más de 110.000 personas- desarrolla su actividad laboral en un municipio diferente a su lugar de residencia, proporción que en Gijón y en Oviedo se reduce a uno de cada cuatro. Según el informe, los asturianos están incrementando sus niveles de cualificación, «lo que debería redundar en un impacto positivo en el medio-largo plazo, que puede contribuir a atenuar los efectos negativos del envejecimiento de la población».