El Comercio

El Ayuntamiento no recurre la sentencia sobre servidumbres de paso

El Ayuntamiento no ha recurrido la sentencia dictada por el Juzgado de lo Contencioso Administrativo Número 3 de Oviedo que declaró ilegal el artículo del Plan General de Ordenación Urbana de Avilés que prohibía la reparcelación de fincas que carecieran de servidumbres de paso con fecha límite al 31 de marzo de 2003. Se da así la razón a un vecino de Valliniello al que el PGOU obligaba a crear un paso entre las dos fincas de su propiedad que salieron de reparcelar una primigenia, en suelo no urbanizable, para entregar a sus hijos. Según la normativa, ahora anulada, tendría que dejar un paso para facilitar la conexión con la red de carreteras y el acceso a los nuevos predios.

Aún así, el vecino solicitó autorización ante el Ayuntamiento de Avilés, que en agosto del pasado año le denegó la licencia de parcelación. Posteriormente, una resolución de alcaldía del mes de octubre confirmó esta negativa. Puso entonces el caso en manos del bufete Mijares Abogados, donde fue asumido por Cristina Carnero.

En la sentencia, el Contencioso trata de determinar si la administración local actuó con discrecionalidad para lo que, en primer lugar, estudia una memoria del Plan General que «no dedica ni una línea a justificar, o si se quiere a motivar, la razón por la que se introduce una limitación tan importante a la parcelación en suelo no urbanizable, pues exige nada menos que en la finca de origen exista una servidumbre de paso constituida con anterioridad al 31 de marzo de 2003».

Rechaza también el argumento municipal de que con esta medida se quieren evitar «daños futuros», asegurando que «no justifica sin más tan importante restricción al derecho a la propiedad, pues se desconoce a qué problemas está haciendo referencia». Si se admite ese criterio «se negaría la institución de la servidumbre de paso en ara a unos ignotos problemas», añade.