El Comercio

Descubren a cuatro polizones kurdos en un camión de Saint-Gobain en Avilés

Zona de aparcamiento de camiones en la factoría de Saint Gobain en Avilés.
Zona de aparcamiento de camiones en la factoría de Saint Gobain en Avilés. / R. G.
  • La dirección de la empresa avisó a la Policía Nacional, que está a la espera de localizar a un traductor para tramitar un expediente de extranjería

El personal de descarga de la multinacional Saint-Gobain se quedó el lunes de piedra al localizar en el interior de un camión a cuatro inmigrantes -dos mujeres, un hombre y un menor- escondidos entre la carga de una góndola que venía de cubrir una ruta por Europa. Avisada de inmediato la dirección de la empresa, se solicitó la presencia de la Policía Nacional que, a su vez y ante la imposibilidad de comunicación con ellos, contactó con ACCEM, la ONG que tutela y da asilo a refugiados y personas exiliadas en situación especialmente vulnerable y que, desde que comenzó la llamada crisis de los refugiados por el conflicto bélico en Siria, se encarga de dar alojamiento, educación y manutención a quienes llegan hasta Asturias desde estas zonas en guerra.

Según las primeras pesquisas, estas cuatro personas, de las que no se ha determinado la identidad ni la relación entre ellas, podrían ser kurdas. Es el único dato, a priori, que se tiene claro. Se está a la espera de localizar a un traductor que permita saber su filiación para, a continuación, abrir un expediente de extranjería.

Se cree, aunque no está confirmado, que los cuatro polizones podrían haber subido al camión en París, en cuyo distrito 19, al noreste, Saint-Gobain tiene un centro logístico donde la góndola cargó material. Un trayecto de más de dieciocho horas por carretera para un camión.

Cabe recordar que Francia es uno de los países europeos al que han llegado mayor número de refugiados procedente de Oriente Medio y que, en su mayoría, se hacinan en campos como el recientemente deshabilitado 'jungla de Calais'.

El Ayuntamiento de París acaba de abrir un campo de refugiados al norte de la ciudad, en unas antiguas instalaciones ferroviarias. Tiene capacidad para medio millar de personas y, en principio, su estancia está limitada a diez días.

No será el único en zona urbana. Según ha anunciado la alcaldesa Anne Hidalgo, está previsto abrir otro más en Ivry-sur-Seine, con trescientas plazas para mujeres y niños.

Temas