El Comercio

Saint-Gobain aplicará el recorte de diez jornadas en diciembre sin acuerdo

  • La reunión mantenida ayer con el comité de empresa concluye sin avances y con la promesa de que se recuperarán el año próximo

La dirección de Saint-Gobain decidirá de forma unilateral la aplicación de la reducción de diez jornadas el próximo mes después de que ayer se cerrara sin acuerdo la reunión mantenida entre empresa y comité. La idea expresada ayer por la representación empresarial es que esos diez días se recuperarán el año próximo. Los sindicatos mostraron su desacuerdo con esta intención, ya que ellos hubieran preferido una negociación para cerrar este asunto de forma pactada.

Como adelantó LA VOZ DE AVILÉS el pasado 30 de octubre, Saint-Gobain ha decidido revisar su política de estocajes en función de las paradas que en el mes de diciembre observarán las cadenas de montaje de las fábricas de coches, por lo que se ha planteado un recorte de diez jornadas en ese mes. La noticia fue seguida de otra aún más inquietante: el objetivo de reducir la producción de parabrisas en Avilés en un 11 por ciento el año que viene, lo que en principio no casa con las previsiones que se manejan en el sector del automóvil de cara a 2017, en donde se estima que habrá un aumento de producción hasta los tres millones de coches, frente a los 2,8 con los que previsiblemente se va a cerrar el presente ejercicio.

De momento los sindicatos han puesto el foco en la reducción de esas diez jornadas del mes de diciembre. Tras la reunión de ayer sin acuerdo, el comité ha decidido convocar para el próximo lunes a la plantilla en asamblea general, en donde se informará de los contactos mantenidos y de la posición que se pudiera adoptar cuando la empresa anuncie la forma en que piensa llevar a cabo esa reducción.

Respecto al anuncio de que el año próximo pudiera producirse un recorte de un 11 por ciento en la producción de parabrisas, lo sindicatos no quieren adelantarse a los acontecimientos, a la espera de que la dirección de la multinacional aclare todos los detalles. Esa reducción, si no está fundamentada en datos concretos sobre la cartera de pedidos, plantea la incógnita de si lo que pretende la empresa no es desviar la producción de Avilés -única planta en España que fabrica parabrisas- a otros países con un objetivo puramente económico a través del ahorro de costes.