El Comercio

Las elecciones sindicales en el Ayuntamiento, cuestionadas otra vez

Un momento de las últimas elecciones laborales.
Un momento de las últimas elecciones laborales. / MARIETA
  • Recursos Humanos no entregó la información para definir el número de delegados y ahora una sentencia podría obligar a repetir las del colegio de especialistas

El nombramiento del nuevo comité de empresa del Ayuntamiento, el que representa a los doscientos trabajadores laborales que tiene la administración local, ha entrado nuevamente en punto muerto. Las votaciones celebradas el pasado día 10 de octubre, las segundas este año, podrían tener que repetirse.

De momento, las mesas electorales del comité de empresa, la de técnicos y la de especialistas, tienen sobre la mesa una papeleta complicada. Hay una primera sentencia sobre la elección del colegio de especialistas que determina que el Ayuntamiento debería haber cumplido con el laudo de la administración laboral que le obligaba a entregar a la mesa electoral la información de las jornadas laborales realizadas por los trabajadores laborales en el año anterior con las que se fijaría el número de delegados a elegir. Sin embargo, esto no se hizo y ahora la jueza del Juzgado de lo Social Número 1 estima que el proceso debería retrotraerse a ese momento.

En octubre se habían elegido nueve representantes y USIPA, el que había planteado la demanda ante la autoridad laboral, creía que podrían llegar a ser trece. En todo caso, eso no se concretó al no entregar el Ayuntamiento a la mesa electoral la relación de jornadas laborales y ahora la sentencia dice que habría que haberlo hecho. Restaría por conocerse otra sentencia sobre la mesa de especialistas que se espera que en estos días se emita.

En todo caso, USIPA, que en su día promovió el laudo y tiene tres representantes electos y el sindicato que ha tenido los mejores resultados en las elecciones, Avanza, cuatro, entienden que no deberían repetirse las elecciones. «Marear más a los trabajadores no tendría sentido», afirma Manuel Gómez Mendoza, de USIPA. Mientras que Ángel Fernández, de Avanza, cree que es el momento de pasar página y de «comenzar a trabajar ya en un nuevo convenio, que es lo que importa a los trabajadores».