El Comercio

La oposición obliga a convocar un Pleno para reprobar a Ana Hevia

Los representantes de los partidos de la oposición, sin el PP aunque apoya la iniciativa, presentan en el registro la petición del Pleno.
Los representantes de los partidos de la oposición, sin el PP aunque apoya la iniciativa, presentan en el registro la petición del Pleno. / MARIETA
  • «No podemos tolerar las irregularidades y las ilegalidades cometidas en el área de Festejos», señalan en una moción PP, Somos, IU, Ciudadanos y Ganemos

Los cinco partidos políticos que conforman la oposición en el Ayuntamiento habían anunciado que se unirían para convocar un Pleno extraordinario para reprobar a la concejala de Festejos por las cuentas de su área, puestas en cuestión por varias irregularidades, y han cumplido con ello. Ayer, el Partido Popular, Somos, Izquierda Unida, Ciudadanos y Ganemos registraron el escrito en el que solicitan la convocatoria de ese Pleno, cuya fecha tendrá que fijar ahora la alcaldesa.

Ese Pleno aprobará, ya que la oposición suma mayoría absoluta, instar a Ana Hevia, la edil de Festejos, «a que, con carácter inmediato, renuncie a su acta de concejala en el Ayuntamiento y, en tanto se hace efectiva dicha renuncia, la alcaldesa retire todas sus competencias a la concejala».

También se pedirá que la Intervención Municipal «lleve a cabo un control financiero, así como la revisión de la totalidad de las cuentas justificativas del Ayuntamiento para determinar su situación financiera, y que el destino de los recursos se realizó conforme a las disposiciones legales y las instrucciones que dieron lugar a su constitución». Es decir, que se fiscalicen otras cuentas municipales similares a las de Festejos en las que se detectaron irregularidades.

Los grupos municipales de la oposición explican que las irregularidades en la contabilidad del área de Festejos salieron a la luz como consecuencia de que varios antiguos integrantes de la charanga Los Diaños descubrieron a través de sus datos fiscales que había recibido un pago del Ayuntamiento de 2.200 euros en concepto de premio por su participación en los carnavales del año 2015, cuando ya se había disuelto en 2011.

En la exposición de motivos de la moción se señala que «con fecha 13 de junio de 2016, la Intervención General del Ayuntamiento emitió un informe basado en una auditoría externa cuyo contenido es corroborado y asumido por la Intervención Municipal, donde se acredita que la cuenta restringida de Festejos, de la cual son responsables directos la concejala Ana Hevia y el trabajador municipal Rubén Arias, no se ha gestionado conforme al ordenamiento jurídico ni a los decretos municipales que han otorgado los fondos».

La oposición vuelve a poner de manifiesto, ahora por escrito y en forma de moción, las conclusiones de la citada auditoría y recuerda que «reflejan que deben considerarse no justificados fondos por un importe de 16.664 euros, que se han hecho pagos por premios no otorgados u otorgados a grupos que no los han percibido en su totalidad, que se han observado salidas de fondos de la cuenta restringida que no se asocian a ningún justificante de gastos y que se han observado incumplimientos relevantes a las normas que rigen la gestión de los fondos revisados».

Los cinco grupos que conforman la oposición municipal califican de «conclusiones bochornosas» algunos de los párrafos de la auditoría como el que señala que «se han puesto de manifiesto irregularidades e incumplimientos relevantes en las normas que rigen la gestión de dicha cuenta y se observan disposiciones en efectivo y operaciones registradas que no se corresponden con la finalidad que motivaron los diferentes pagos a justificar, hechos que hacen que deba ser cuestionada la integridad de los fondos públicos que han sido administrados a través de la referida cuenta».

«Única salida digna»

Partido Popular, Somos, Izquierda Unida, Ciudadanos y Ganemos consideran que ante estos hechos, «el Partido Socialista ha optado por la peor de las respuestas, cerrar filas y tratar de relativizar el problema con el incalificable argumento de que las irregularidades cometidas sólo pretendían organizar unas mejores fiestas». En su opinión, «tras haber sido descubiertas y acreditadas tan graves irregularidades contables, la única salida digna hubiera sido la dimisión de la responsable política, por acción o por omisión, de las mismas, esto es, la concejala de Festejos o que, en su defecto, la alcaldesa la hubiera apartado cautelarmente de todas sus funciones».

Cree la oposición que «los representantes públicos honestos tenemos el imperativo moral de trasladar a la opinión pública un mensaje de tolerancia cero con cualquier tipo de irregularidad o negligencia en el manejo del dinero público». Por eso creen que los concejales que respaldan la moción que se llevará al Pleno para reprobar a la edil socialista están cumpliendo con su «obligación de defensa del interés general y de fiscalizar el uso correcto del dinero público, no podemos tolerar las irregularidades e ilegalidades cometidas en el área de Festejos, ni mucho menos permanecer callados ante la actitud cómplice adoptada por la alcaldesa y por el gobierno municipal».

Además, entienden que «el caos contable, la falta de control económico y las falsificaciones de premios, identidades y firmas que acreditan los informes técnicos han comprometido, una vez más, la credibilidad de la política y también el buen nombre de Avilés. Consideramos imprescindible actuar para impulsar la regeneración democrática, tal y como nos reclama la ciudadanía, disipando toda apariencia de oscurantismo o impunidad en la gestión del dinero público», lo que vuelven a justificar la petición de dimisión de la concejala responsable del área.

Temas