El Comercio

Neumático dañado.
Neumático dañado. / JOSE PRIETO

La asociación de Versalles pide más vigilancia policial tras los últimos actos vandálicos

  • La presidenta describe la sensación de «intranquilidad» del barrio porque se puedan volver a rajar las ruedas de decenas de vehículos como sucedió el sábado

La Asociación de Vecinos de Versalles ha reclamado una mayor presencia de las patrullas de las policías Local y Nacional en el barrio para evitar actos vandálicos como los vividos en la madrugada del sábado en la que se rajaron las ruedas de más de setenta coches. «Ya nos habíamos reunido con la policía cuando se produjo la oleada de robos y este fin de semana hemos vuelto a hablar con ellos para pedirles una mayor presencia en nuestras calles porque no puede volver a ocurrir algo así», afirmó Lici Alonso, presidenta de la entidad vecinal.

Aunque los afectados son conscientes de que es complicado controlar este tipo de actos vandálicos, insisten en que «si las patrullas de la policía pasan por el barrio es suficiente para que no se produzcan este tipo de hechos tan graves. Sabemos que no es posible tener un policía por persona, pero sí creemos que es necesario reforzar el servicio», comentó Lici Alonso.

La propia entidad vecinal se ha puesto en contacto con varias de los damnificados y apunta a una posible denuncia colectiva. «Es algo que se está estudiando, aunque muchos ya han presentado sus denuncias individuales», anunció la líder vecinal. De momento todavía no ha sido posible concretar el alcance de estos actos vandálicos, pero Lici Alonso define muy gráficamente lo sucedido, «se hincharon a pinchar coches». Recalcó que hechos como estos nunca habían tenido lugar en Versalles, «hemos sufrido algunos sucesos, como los robos de hace poco tiempo, pero algo de este calado, nunca. Han sido muchos los vecinos afectados por estos actos que no tienen definición».

La presidenta de la entidad vecinal transmite la sensación de «intranquilidad» que se vive en el barrio «porque ahora no sabes si el próximo fin de semana se repetirá. Lo hicieron sin que nadie les viera y ahora nos queda esa sensación de que puede volver a suceder». Por último, insistía en el «malestar» del barrio entero, no en vano fueron varias las calles en las que se llevaron a cabo los pinchazos en los vehículos.